Casi tres décadas de prohibición quedaron atrás. Este domingo, las mujeres pudieron volver a sentarse al volante y conducir automóviles en Arabia Saudita.

Desde el primer minuto de este domingo, las calles y avenidas de Riad y otras ciudades se llenaron de autos conducidos por mujeres, algunas de las cuales celebraban con la música a todo volumen.

"Aprendí a conducir en Estados Unidos, pero no podía imaginarme que llegaría el día en que también podría manejar aquí", contó Shahad al Rashid, de 26 años.

Por su parte, la presentadora de televisión Sabika Al Dosari, aseguró que se trata de "un momento histórico para todas".

Esa sensación especial de felicidad y satisfacción por el fin de una prohibición única en el mundo recorrió el cuerpo de cada una de las que se sentó, por primera vez, al volante. "Tengo escalofríos. Llevar el volante después de haber pasado años en el asiento trasero. Ahora es mi responsabilidad y estoy más lista que nunca para asumirla", contó Samar Almogren.

Sin embargo, este avance no puede tapar las miserias que aún viven las mujeres en Arabia Saudita. "Seguimos siendo ciudadanas de segunda clase", lamentó la activista Manal al Sharif, quien agregó: "Mi esperanza es que la llave del coche se convierta en la llave del cambio".