El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, admitirá este martes ante el Senado de los Estados Unidos que su empresa "no hizo lo suficiente" para evitar que sus herramientas "se usen también para hacer daño" y asumirá su falta de responsabilidad en el manejo de los casos de Cambridge Analytica y la llamada "injerencia rusa", según un adelanto de su declaración.

"Ahora está claro que no hicimos lo suficiente para evitar que estas herramientas se usen también para hacer daño. Eso se aplica a las noticias falsas, la interferencia extranjera en las elecciones y el discurso de odio, así como a los desarrolladores y la privacidad de los datos", afirmó Zuckerberg en una carta enviada a la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes (diputados).

"No tomamos una visión lo suficientemente amplia de nuestra responsabilidad, y eso fue un gran error. Fue mi error, y lo siento. Empecé Facebook, lo administro y soy responsable de lo que sucede aquí", asumió.

El titular de Facebook tiene por delante esta semana dos citas parlamentarias para aclarar, entre otros puntos, el rol de la red social en el escándalo en torno al "uso indebido" (con fines electorales) de datos personales por parte de la consultora Cambrdige Analytica y en la investigación en torno a la supuesta interferencia rusa en las elecciones que en 2016 llevaron a la presidencia a Donald Trump.

En la primera, mañana desde las 14.15 (hora local), testificará ante la Comisión de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado, mientras que el miércoles lo hará ante la Comisión de Energía Comercio de la Cámara baja.

Ambos casos están relacionados ya que tanto la consultora como las organizaciones acusadas de trabajar para Rusia no hicieron otra cosa que valerse de funciones y características que la red social ponía a disposición de desarrolladores y anunciantes, y luego desplegar sus estrategias.

En el caso de la llamada "interferencia rusa", las organizaciones detrás de la campaña usaron el poder de distribución de la red social para inundar a la opinión pública estadounidense antes, durante y después de los comicios, con noticias falsas en torno a candi datos y programas. 

Por su parte, Cambrigde Analytica se valió de una aplicación desarrollada por un profesor universitario que, descargada por 270 mil personas, permitió acceder a los datos personales de 87 millones de usuarios, dadas las bajas protecciones a la privacidad que Facebook disponía hasta 2014.

Varias de estas herramientas que permitían obtener información personal de los usuarios para segmentar a la audiencia según sus características, gustos y preferencias e inyectarles anuncios microdirigidos en función de esos intereses, fueron parcialmente restringidas durante las últimas semanas, después de que estallara el escándalo de Cambridge Analytica.

"Tomará algún tiempo trabajar en todos los cambios que necesitamos hacer, pero estoy comprometido con ello", aseguró Zuckerberg, y detalló que "eso incluye mejorar la forma en que protegemos la información de las personas y salvaguardamos las elecciones en todo el mundo".

El empresario afirmó que durante las últimas semanas estuvo trabajando "para comprender exactamente qué pasó con Cambridge Analytica y tomando medidas para asegurarse de que esto no vuelva a ocurrir".

En este sentido, recordó que hace cuatro años la empresa realizó "acciones importantes para evitar que esto suceda nuevamente", y asumió: "Pero también cometimos errores, hay más por hacer, y tenemos que intensificar y hacerlo".

En 2014 Facebook restringió la cantidad de datos personales que los desarrolladores de aplicaciones podían obtener de los usuarios. Sin embargo, aún están pendiente los resultados de una auditoría para determinar cuántas aplicaciones "chuparon" la información de las personas antes de esa fecha, por lo que es probable que los escándalos sobre "uso indebido" de datos se multipliquen de acá en adelante.

Respecto de la "interferencia rusa" en las elecciones de 2016, Zuckerberg admitió que en la empresa fueron "demasiado lentos para detectar y responder"

"Continuaremos trabajando con el gobierno para comprender el alcance completo de la interferencia rusa, y haremos nuestra parte no solo para garantizar la integridad de las elecciones libres y justas en todo el mundo, sino también para darles a todos una voz y ser una fuerza para el bien en la democracia en todas partes", escribió el empresario.