Un empleado de la ciudad de Oberá, en Misiones realizó su apuesta de rutina en la Poceada y tras una limpieza de billetera, tiró a la basura la última boleta que había jugado. La misma, lo hacía poseedor de más de 3.000.000 de pesos obtenidos en el Sorteo N° 2135 que se realizó en horas de la tarde del último martes.

El humilde postador, manifestó que pidió prestado un auto para “poder venir a Posadas y hacer los trámites lo más rápido posible”, y así poder cobrar el gran pozo conquistado.

Anteriormente, cuando se dio cuenta que no tenía el ticket recientemente apostado y por eso llamó a su esposa para pedirle un favor. Aunque parezca insólito, el hombre le pidió a su compañera que revisara el tacho de basura y se fije si allí estaban las boletas desechadas.

Para su fortuna, y la de toda su familia, tras dar con la jugada, la mujer lo llamó y le informó dos buenas noticias. La primera era que había encontrado el papel, para su tranquilidad, y la segunda era nada menos que había acertado los ocho números.

Según reveló el nuevo millonario a la prensa local: “No podía creer que me haya pasado esto y que, encima, tuviera el primer premio, de 3.105.446 pesos”.

Más tarde y tras la consulta sobre en que usará la plata manifestó:“no tenemos casa propia”. Para los cabuleros, la apuesta se afectuó en la Agencia N° 320 (vendedor N°421) de la Capital del Monte.

Por último, recordó que su jugada es puro azar: “Apuesto desde hace bastante tiempo, prácticamente desde que se instauró el juego. Cambio los números constantemente, en cada boleta, los elijo al azar, mirando las patentes, porque esto es al azar”.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos