lautalan@baenegocios.com 
@luisautalan 

Las matemáticas no suelen dar por terminadas todas las polémicas. El ejemplo a mano es lo que significó en costo y "en pesos" la huelga de la víspera. Si con ese trazo aritmético se intentara dar por cerrada la discusión, correspondería mocionar que se considere también la cantidad de millones que producen los trabajadores a diario en beneficio del país.

Incluso afinando lápices y resaltadores el costo del paro a nivel de "precios cuidados", corresponde analizar los millones que se perdieron y perderán dentro de las turbulencias económicas que no cesaron y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Al plantear ese contraste de cifras, según expertos económicos, incluso, se deberá atender lo que vendrá después de una medida de fuerza de alto impacto cuando el 61% de la población hace equilibrios para llegar a fin de mes y también para considerar a una de las patas de eventual mesa de diálogo social que cotiza en alza, respecto a la recesión que el mismo gobierno ya considera inevitable: hablamos de la Iglesia.

Los mensajes de la Pastoral Social en letra, música y partitura del papa Francisco intiman al Ejecutivo, como también al movimiento obrero, para rescatar a los sectores de la sociedad más castigados por el esquema económico, el clima de época y el inevitable escenario global del trabajo.

La CGT ya tiene pedidos de inclusión desde los movimientos sociales y los sindicatos externos a su actual versión, caminando al mismo tiempo a la renovación de agosto para la cúpula de Azopardo. De hecho, los pasos por venir ya fueron evaluados mucho antes de que se decretara la huelga de este lunes.

No fue casualidad que hasta las organizaciones sindicales menos convencidas para avanzar hacia la medida de fuerza se plegaron al paro general. El gobierno enfrenta sus propios dilemas, que ya dejaron de ser exclusivos del campo económico; la estrategia política, que incluso lo llevó al triunfo en las últimas elecciones, ya presenta averías. De allí que los millones que se perdieron este lunes pueden ser una cifra anecdótica si no aparecen medidas en el talle de la crisis.