lautalan@diariobae.com

@LuisAutalan 

El presidente Mauricio Macri decidió jugar con firmeza horas después de la marcha de la CGT y allí surgió el alejamiento del titular de la Superintendencia de Salud, el sanitarista Luis Scervino, y el viceministro de Trabajo, Ezequiel Sabor.

Cosa juzgada con una lectura obligatoria, se fortificó la figura y posición del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, no sólo porque los nuevos funcionarios designados en esas áreas son de estricta confianza. Es que el jefe de Estado tomó como base de referencia la fortificación que Cambiemos palpa tras el resultado de las PASO.

Es una victoria más de los "halcones" oficialistas frente a las "palomas" del diálogo. Sin una simetría deseada quizás, en la vereda dividida de la CGT, los jefes de organizaciones de peso que no avalaban la protesta consideraron que lo sucedido les certificaba razón a su precaución.

Dentro de quienes apuntalaron al triunviro Juan Schmid, como última frontera del avance del modelo neoliberal, en el país y la región, no queda otro camino que confrontar, "al menos hasta posicionar un mayor respeto". Incluso pensando en el Comité Confederal que se convocó para el 25 de septiembre, con lo cual la CGT buscó oxígeno en recinto propio y "abrir puentes" con el Ejecutivo, que sólo preservó de su disgusto a tres dirigentes como máximo.

Son pocos los que pondrán en duda que al triunvirato de Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña le toca navegar por las aguas más tormentosas para salvaguardar convenios y derechos adquiridos. Pero también una realidad inobjetable: muchos trabajadores votaron a Cambiemos en 2015 y en las PASO y en tiempos de logros "flacos", léase paritarias, temor a perder el empleo e inflación, la economía jaquea y algo más la energía del reclamo.

Algunos incluso admiten que en sus sindicatos hay trabajadores que, ante los amagos de paro, remarcan que perderán el presentismo. El escenario de una reforma laboral "por consenso" ya se trazó en petroleros, Smata y los trabajadores rurales, quedará una definición no tan abierta respecto de lo que podrá suceder con otras organizaciones de trabajadores.