Señores políticos, dejen de seguir tapándose los ojos y hacer oídos sordos. Es necesario que comiencen a ver lo que están haciendo con el país.

Parece que actualmente la política se reduce a conseguir y expresar la supremacía de la ideología propia más allá de que sea la mejor o no, no permitiendo y ni siquiera admitiendo otras muy válidas propuestas, por lo que de una manera sistematizada tratan de rechazarla, ignorarla, desprestigiarla, argumentando que son falsas para poder desviar la atención.

Esto no debería ser la política ya que nosotros, solo pretendemos vivir bien como corresponde y solo conseguimos por parte de ustedes mentiras cotidianas que pagan para convencer e influenciar y hasta a veces querer manipular a todo el mundo.

Cuando escuchamos sus discursos, vemos que son perfectos para una obra teatral, saben estudiar, tienen gracia y una forma muy especial en la forma de actuar o de moverse como la de un líder, pero siguen teniendo los intereses de un político, que no quiere hacer valer sus ideas, solo destruir la de los demás.

Sepan que con las políticas que están llevando adelante en el país, el Estado está perdiendo el capital invertido, siendo una consecuencia de las mismas la fuga de cerebros, no aprovechando de la productividad de los profesionales formados en la Nación.

No tienen vergüenza ni les importa cómo ustedes se manejan en sus vidas políticas, llegando a la agresión verbal más baja que pueda tener un ser humano en sus propias franjas partidarias, ya sea el oficialismo como así también la oposición para conseguir sus ambiciones de poder.

Sepan que están llevando al país con su nefasto proceder a las peores de las crisis políticas y económicas de los últimos años, sucumbiendo a la mayoría de sus habitantes, a la pobreza e indigencia total, dejándolos en que sea, sin un poco de esperanza para poder revertir esta situación.

Solo ustedes son los responsables de la decadencia, a la destrucción de los valores éticos y morales, a la partida de la juventud que fueran formados y educados por sus familias y el Estado y hoy tienen que emigrar en busca de mejores horizontes y calidad de vida que ustedes no se las dan, porque solo se están preocupando de cómo seguir manteniendo el poder, cueste lo que cueste y a costa de cualquier precio.

Con su forma de actuar y accionar están destruyendo a numerosas cantidades de familias, que tienen que sufrir la separación de hijos, nietos que deben alejarse de las mismas en busca del bienestar y un futuro mejor, que ustedes se los están negando, ya que solo les interesa la elección presidencial que se viene.

Les dejo este pensamiento y a modo de reflexión las palabras de la escritora española Adela Cortina que dice en su libro ¿Para qué sirve realmente la ética? : “Ninguna sociedad puede funcionar si sus miembros no mantienen una actitud ética. Ningún país puede salir de la crisis si las conductas inmorales de sus ciudadanos y políticos siguen proliferando con toda impunidad”.