Hace 30 años no se hablaba de femicidio, ni de violencia de género. No es que no pasara, si no que no se ponía en palabras, no se denunciaba, hasta era justificado. De María Soledad se dijeron muchas cosas, se la quiso culpar por lo que le habían hecho. La única verdad es que ella es la víctima.

Sus padres, sus compañeras de colegio, la hermana Marta Pelloni nos enseñaron a no callar aunque sea en silencio. A exigir Justicia sin decir una palabra.

Tanto daño le hicieron a María Soledad que no era necesario decirlo, con solo observar la miradas de sus padres podrían saberlo.

Aquellos que la agredieron jamás pensaron que el reclamo de Justica en silencio trascendiera no solo la provincia si no al país. Y que fuera una bisagra, un antes y un después, la impunidad sobre los cuerpos de las mujere. comenzab. a terminarse.

En silencio, tomados de las manos Ada, la mamá, Elias el papá, la hermana Pelloni, y las compañeras de María Soledad comenzaron a caminar en silencio,en un silencio que s. tornaba más molesto que cualquier ruido.

Hacia allí fueron los medios nacionales a trasmitir ese silencio rotundo, demoledor. Maria Soledad era una víctima con nombre, los hijos del poder nunca imaginaron que todos sabrían quien era, que tenía un familia, amigas, sueños. No era la persona inferior, como si existiera esa posibilidad, que ellos creían. Ese silencio gritaba su nombre, su dignidad. la injusticia.

Y cada casa se tomó conciencia que María Soledad podría ser cualquiera de nosotras. 

María Soledad no tuvo toda la Justicia que correspondía, pero si mucha más de la que el poder imagino. 

Y las mujeres aprendimos a luchar, a cuidarnos. La sociedad comenzó a cambiar la mirada sobre estos delitos. La impunidad sobre los cuerpos de las mujeres comenzó a recorrer el camino de la Justica.
Pasaron 30 años hay mucho por hacer. Ahora ya no en silencio. Después de María Soledad hubo muchas otras. ¿Cuántas víctima. más tiene que haber? Maria Soledad tenía una vida, sueños, tristezas, alegrías, todo se lo quitaron. ¿Hasta cuando?.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos