El mundo de lo esotérico tiene aspecto interesantes y misteriosos que fascinan a un importante número de personas que son atraídas por estas ciencias, y que cuando son documentadas por videos, esto le da un plus más de captación.

Esta aterradora historia tiene base en el Hospital José Ramón Vidal de la ciudad de Corrientes, el cual tiene casi un siglo de vida, y según muchos especialistas y enfermeras no quieren quedarse en la guardia del establecimiento por miedo a encontrarse con una vaporosa aparición.

 

 

Lo cierto, es que sus paredes guardan historias, algunas asombrosas, de seres intangibles que recorren eternamente los fríos pasillos, y el Dr. Horacio Sotelo, director del nosocomio, afirma que se viven situaciones paranormales en la institución.

“A veces apagábamos la luz de una sala y al pasar de nuevo, después de una consulta médica, estaban encendidas”, relató Sotelo. Aludió a los comentarios de los enfermeros “que están en los diferentes turnos y tienen la clave de todo”, y que “alguien que llevaba cosas de un lugar a otro, con un guardapolvo impecable y no podíamos ver quién era”.

Fantasma: médicos en shock

Lo llamativo es que “una de las doctoras que ahora es residente, pero era muy activa durante la noche y a la mañana la encontramos sentada, pálida. El Dr. Lanari, que era maestro de todos, nos dijo que no le hagamos caso, que solamente vino a avisar que alguien de los que está internado, está en condiciones de partir”.

Sotelo continúa su impresionante relato, agregando que “sintió un golpe en la puerta y al decirle que pase, nadie entraba”. “Ella preguntó al resto del personal quién era y nadie le decía nada”, indicó. Recordó, entonces, una historia que rondaba los pasillos de la institución, que habla de “un enfermero que era muy activo, que retomó los estudios de Medicina y, vaya a saber qué pasó, que tuvo una muerte trágica y quedó su espíritu colaborando”.

 

Lo que llama la atención al personal es que “parece ser que cuando hay algún tipo de golpe, alguien que está gravemente enfermo en la sala, fallece”. Sotelo concluye contando que es una de las historias que el personal ha naturalizado por tener experiencia en el Hospital y se transmite “de boca en boca” a quienes ingresan a prestar servicio.    

 

Ver comentarios