En México, un bar que lleva el nombre de “La Casa de los Espíritus” es realmente un lugar cargado de fenómenos paranormales y con el correr de los años se ha ido convirtiendo en un sitio de culto para locales y turistas. Allí, como en cualquier otro bar se sirven cafés, sanguches y más, pero el condimento extra estremece a más de un cliente al enterarse de los impactantes hechos que allí se habrían registrado.

Vale destacar que el edificio, que en principio era propiedad de un alemán hasta su venta, ha recibido todo tipo de visitantes de variadas culturas, por lo que su energía parece estar más que “cargada”.

Un poco de historia

La casa se ubica en la ciudad de Xela, en Quetzaltenango y fue adquirida en primera instancia por un ingeniero del Ferrocarril de los Altos, de origen alemán, quien junto a sus familiares residió por años.

Tal como lo requería su oficio, el dueño de la finca construyó una torreta para el control del movimiento ferroviario. Sucedió que años más tarde, después de una epidemia, el hombre perdió a dos familiares directos y decidió enterrarlos en el jardín. Pasó el tiempo, y la familia alemana regresó a sus tierras, tras vender la propiedad a Marcelo Ixquiac, un mexicano que la habitó por más de 20 años.

Este, previo a mudarse, realizó varias remodelaciones y todo tipo de refecciones en varios sitios del lugar, hallando así restos humanos y algunas tumbas.

Ya en la década del ´60, la residencia pasó a manos de la familia Salazar. Se trata de una mujer viuda y su hijo soltero y ya adulto, quienes vivieron mucho tiempo allí. Según se sabe el hombre se llamaba José, era adicto al alcohol y el tabaco, y utilizó la torreta como su refugio para los vicios y excesos. Fue durante una de esas noches de desvelo y malos hábitos que José advirtió la presencia de una hermosa mujer en el patio de su casa.

Como no podía ser de otra manera, se apuró para bajar y encontrarla para ofrecerle su ayuda, pero al llegar al punto en el que la vio, no había nadie. Sumergido en su estado, creyó que podría tratarse de una alucinación y decidió irse a dormir. Algunas noches después, José volvió a divisar a la dama y la situación se repitió tantas veces que el hombre, que disfrutaba de contemplarla a lo lejos, se enamoró de ella.

Pasó el tiempo, y como nunca pudo hacer contacto, entendió que esta aparición era el fantasma de su amada por lo que trágicamente decidió quitarse la vida ahorcándose desde una de las vigas de su refugio, y más tarde “nido de amor”. A partir de entonces se dice que el espíritu de Salazar se muestra, siendo advertido más que nada por las mujeres, ya que este parece tener una extraña predilección por acariciarles el pelo.

Otros relatos

Como era de esperarse estos hechos se replicaron en decenas de oportunidades y de allí que varios son los testigos que señalan las diferentes apariciones que existen en el lugar. Por ejemplo, además del bautizado como “José, el romántico”, se conoce la leyenda de una nena, de tez muy blanca, que deambula por las noches, sin descanso alguno, de lado a lado y “pareciera que está buscando a alguien”.

En esta línea, expertos en la materia señalaron que la menor, “aún no parece haber descubierto que está muerta” y podría ser que esté buscando a su familia.

Por último, se habla que, en la bodega, muchas fueron las personas que oyeron y hasta dijeron haberlo sentido “muy cerca” a un hombre malhumorado que se “esconde” en ese sitio.

TOUR DE MIEDO

Para los ara los fanáticos anáticos Desde la puerta del bar, se ofrece el servicio de un tour por la ciudad, revelando así los eventos paranormales sucedidos en cada rincón. Si bien esta opción se puede escoger cualquier día y en cualquier momento del año, durante las celebraciones de Halloween y el Día de los Muertos, la zona se llena de gente disfrazada, casas decoradas, mucha oscuridad y linternas.

En este marco, las históricas leyendas reveladas se hacen aun un poco más tenebrosos, logrando en los fanáticos, turistas y otros visitantes, una auténtica velada terrorífica. De esta manera, el “Tour de Mitos y Leyendas” recorre Xoe con todos los asiento vendidos del Tranvía de los Altos, transporte que también carga con su pasado esotérico.

Esta no es la única forma de vivir una experiencia aterradora. Además, a lo largo y ancho del país azteca se pueden apreciar, conocer y hasta experimentar todo tipo de situaciones esotéricas, que los locales utilizan, más allá de lo que realmente pasa y del miedo, como herramientas para atraer turismo, considerando que cada rincón de México suele padecer mucho mito y leyenda que se vuelve parte del culto popular, y roza a los visitantes.

Ver comentarios