La titular de la Asociación de Víctimas de Violación AVIVI recibió dos amenazas luego de llevar a la Justicia el testimonio de una médica de River que asegura que entre los años 2011 y 2014 en el club hubo abuso de menores.

Así lo aseguró su abogado, Andrés Bonicalzi, quien contó que luego de que saliera a la luz la denuncia en River, María Elena Leuzzi recibió un llamado en el que le pedían que "no se metiera" con el club.

"No decimos que haya sido de alguien del club pero evidentemente hay gente que no quiere que esto se destape", explicó el letrado quien además contó que este martes a las cinco de la mañana "un patrullero se acercó al domicilio de María Elena porque les había llegado un alerta de que estaba muerta", contó.

"Esta madrugada alguien llamó al 911 y la policía de mi zona, en la localidad de Virreyes, partido de San Fernando, vino a mi casa porque dijeron que estaba muerta; desde entonces estoy encerrada porque no tengo garantías para salir, no me voy a inmolar”, dijo Leuzzi, visiblemente alterada, en diálogo con Télam. 

Según Bonicalzi, las abusos habrían ocurrido en el interior de la pensión, donde el supuesto victimario iba entre dos y tres veces por semana. No descartó que otros hechos hayan ocurrido fuera del club o que el transexual en cuestión haya hecho las veces de nexo entre los futbolistas juveniles y los pedófilos. "No era empleado ni dirigente, pero se movía por la pensión como si lo fuera", dijo el abogado.

El club mandó un comunicado en el cual se mostró a disposición de la justicia.

Comunicado de River.