El operativo se llevó a cabo en la Embajada de Rusia.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, destacó este jueves que "no hubo filtraciones" y durante un año se pudo "mantener en secreto" la investigación que permitió desbaratar una organización narco que quiso enviar 389 kilos de cocaína a Rusia a través de valijas diplomáticas de la embajada de ese país, y mencionó que el jefe de la organización, a quien denominó "el Señor K", está prófugo.

 

Bullrich detalló que el operativo llevado a cabo en la Embajada de Rusia fue gracias a una investigación conjunta entre ambos países y destacó que permitió decomisar la cocaína oculta en 16 valijas. Hay cinco arrestados, dos en Argentina y tres en Rusia.

 

"Se trata de una banda narcocriminal que estaba intentando utilizar el correo diplomático de la embajada rusa" para llevar la droga a Europa, explicó en conferencia de prensa la ministra de Seguridad.

La droga fue hallada el 13 de diciembre de 2016 en un anexo a la legación diplomática tras la denuncia del embajador ruso en Argentina y a partir de ese momento comenzó la investigación. 

"Se reemplazó la cocaína por harina y se colocaron dispositivos de seguimiento"


"Se reemplazó la cocaína por harina y se colocaron dispositivos de seguimiento para hacer el monitoreo bajo la modalidad de entrega vigilada para poder desbaratar a la organización", explicó Bullrich. 

La droga "de altísima pureza" tenía como destino Rusia y probablemente Alemania, donde se encuentra prófugo quien se presume sería el líder de la banda, según la investigación. 

Agentes de las fuerzas de seguridad rusas "vinieron a Argentina en tres oportunidades para asistir en las investigaciones que demandaron más de un año", detalló la ministra. 

"Este cargamento representa alrededor de 50 millones de euros, medido dentro del mercado de venta de cocaína ruso", afirmó. 


Los investigadores aún no han determinado la procedencia de la droga. "Puede ser de Colombia o Perú, los paquetes tenían una estrella y la droga era de altísima pureza", dijo la ministra. 

Los arrestados en Argentina son dos, uno de ellos un ruso nacionalizado argentino y que desde 2013 era miembro de la policía de la Ciudad de Buenos Aires, dijo Bullrich. 

"Un tercero que viajó a Rusia fue arrestado junto con otros dos (en Moscú), mientras hay un prófugo que creemos que la policía alemana lo va a detener", explicó al indicar que se encontraría en ese país de Europa.