El nuevo detenido es el principal sospechoso de ser el autor del homicidio.

Un hombre fue detenido esta mañana, acusado de ser otro de los autores del crimen de Carlos Fabián Manduca de 49 años, el diariero y policía retirado que fue asesinado el jueves último a la madrugada de un tiro en la cabeza por resistirse a un asalto en la localidad bonaerense de Caseros, informaron fuentes judiciales y policiales.

 



Se trata de un hombre de 39 años, apodado Dani, quien fue detenido por efectivos de la comisaría 3ra. de Tres de Febrero en una vivienda ubicada en la calle Méjico al 2800, en el barrio Villa Pineral de dicha localidad del noroeste del conurbano.

 

Lo detuvieron  en una vivienda ubicada en la calle Méjico al 2800.


Por el crimen del diariero había sido detenido el jueves por la noche un adolescente de 17 años tras ser entregado por su tío, quien se negó a declarar ante el fiscal del Fuero Penal Juvenil Marcelo Tonelli y, según explicó el fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo, "no sería el tirador", aunque "sí uno de los participantes" del asalto.

Por este motivo, las fuentes señalaron que se intentará establecer a través del video donde quedó grabado el homicidio si el nuevo detenido es quien ejecuta de un disparo en la frente a la víctima, supuestamente con la pistola calibre 9 milímetros que solía portar el policía federal retirado.

Manduca fue asesinado el jueves último cerca de las 5.30 de la madrugada de un tiro en la cabeza cuando fue asaltado en la esquina de Bartolomé Mitre y Zanella, en momentos en que cargaba su camioneta para realizar el reparto de diarios.

Los delincuentes escaparon en el vehículo de la víctima, que más tarde apareció incendiado en el barrio Ejército de Los Andes, de Ciudadela Norte, conocido como "Fuerte Apache".

El crimen de Manduca fue cometido pocas horas después y a unas 25 cuadras de donde había sido asesinado el dueño de un comercio de venta de productos de granja, Manuel Palacio (51) también durante un asalto cometido en el partido de Tres de Febrero.

Los pesquisas procuraban determinar si pese a que los crímenes fueron cometidos con seis horas de diferencia, fueron ejecutados por la misma banda, ya que en ambos casos se secuestraron vainas servidas de calibre 9 milímetros.

Luego de ambos hechos, los vecinos se movilizaron frente a la Municipalidad local en reclamo de mayor seguridad al intendente Diego Valenzuela.

Fuente: Télam