Claudio Estigarribia, era policía de la Comisaría nº 4 de  Cariló, en el partido de Pinamar. Este pervertido abusó durante ocho años de la hija de su pareja, con quien además tiene dos nenes.

El hombre fue separado de su cargo y comenzó a atender un kiosco que pertenecía a su suegro. Al mismo tiempo que se había distanciado de quien fuera su concubina y madre de sus hijos. En las últimas horas se dio a conocer el audio de una llamada con su ex en el que se la escucha decir: "¿Qué pasó. Qué hiciste?".

Por otra parte, ante la insistencia de la mujer, quien le pregunta en repetidas ocasiones por su paradero, el atina a decir: "Lejos" y que "no se va a entregar"En un segundo audio sostiene que "se va a matar" finalmente confiesa que estaba cerca de Chivilcoy.

Los aberrantes detalles del caso

El pasado lunes Milena, la hijastra de Estigarribia, había decido contarle todo a su mamá y las dos se dirigieron a la comisaría de la mujer para realizar la denuncia por abuso sexual. El hombre, después de saber de la denuncia, se dirigió al patio de la casa y se rasuró la cabeza, con el fin de no ser reconocido. 

En la casa donde vivía con su familia, dejó arriba de la mesa de la cocina un DVD que tenía fotos familiares y un papel donde pedía perdón.  El periodista Gastón Sigliano brindó más información sobre el caso a Crónica HD"El día miércoles lo vieron haciendo dedo en la zona de la Ruta 2", contó el comunicador.  Sigliano también destacó que el abuso a la menor fue "semanal" durante ocho años y que ya le habían realizado los peritajes psicológicos y físicos.

Con respecto a la causa, la causa está caratulada como abuso sexual reiterado y quintuplamente agravado. Walter Mércuri, el fiscal que atiende la causa, señaló que estaba "indignado" por el accionar del juez Gastón Giles, que no ordenó la inmediata detención de Estigarribia.