Un policía y dos delincuentes murieron esta madrugada durante un violento tiroteo en el barrio Nueva  Córdoba de la capital provincial, tras un golpe comando a una oficina donde los ladrones se apoderaron de aproximadamente tres millones de pesos.

En el hecho resultaron heridos otros tres policías, y uno de los integrantes de la banda delictiva, además de la víctima del asalto, aunque está fuera de peligro.

Fuentes policiales indicaron que uno de los delincuentes fue detenido y otros tres lograron darse a la fuga.

El hecho ocurrió en un edificio residencial ubicado en la calle Rondeau 84, donde un grupo de aproximadamente seis ladrones ingresó a un departamento del séptimo piso, donde encontraba una pareja dedicada a la administración de consorcios y a la que despojaron de una elevada suma de dinero, según informaron las autoridades.

Las fuentes indicaron que el policía muerto, identificado como el cabo Franco Ferraro, de 28 años y oriundo de la localidad de San Carlos Minas, pertenecía a la Sección Especial Operaciones Motorizadas (SEOM), fue alcanzado por un disparo en la cabeza y falleció instantáneamente.

En tanto, los dos delincuentes abatidos, murieron a pocos metros del lugar del golpe cuando intentaban escapar de las fuerzas policiales.

Una de las armas utilizadas por los delincuentes.

El fiscal Rubén Caro, a cargo de la investigación, señaló que se trataría de "un grupo de entre seis y siete delincuentes fuertemente armados" mayores de edad y "muy organizados".

"Se nota que se trata de gente profesional, hay gente de entre 30 y 60 años entre los delincuentes", aseguró.

En el lugar, la Policía halló más de 120 vainas servidas y secuestró una ametralladora que estaba en poder de los asaltantes abatidos, junto a un bolso con más de 20 cargadores para armas de alto calibre y dos vehículos en los que se movilizaba la banda.

Las fuentes indicaron que un vecino de la víctima del atraco logró dar aviso a la Policía y que el monto del botín logrado por los delincuentes ascendería a 3 millones de pesos, producto de la reciente venta de un inmueble.

En tanto, el fiscal Caro avaló la versión y dijo que "el golpe se consumó" y que "el monto sustraído es elevado".

El tiroteo entre la policía y los delincuentes comenzó con la llegada de un patrullero al lugar y se intensificó cuando otros móviles policiales llegaron para apoyarlo.

Las fuentes indicaron el intercambio de disparos más intenso se produjo en la esquina de de Rondeau y Buenos Aires, donde cayeron abatidos dos de los delincuentes cuanto intentaban escapar del lugar.

Las fuentes indicaron que otros tres policías que participaron de la balacera también debieron ser trasladados al Hospital de Urgencias con heridas de bala .

El efectivo fallecido en el tiroteo, junto a su padre.

Además, la víctima del robo, quien se había encerrado en el baño de su departamento, debió ser hospitalizado con un balazo en una pierna, aunque esta fuera de peligro.

En el domicilio asaltado funciona una administración de consorcio donde se manejan altas sumas de dinero, por lo que se cree los ladrones tenían el dato preciso. 

El momento del tiroteo

 

 

Fuente: Télam