Un hombre, acusado de violar a su hijo cuando tenía ocho años, fue beneficiado por la Justicia de Misiones con prisión domiciliaria por el riesgo de contagio de coronavirus. La madre de la víctima, que admitió estar con miedo "por la seguridad" de su familia, contó que no duerme por las noches y junto con su madre se turnan para hacer "guardia" por temor a que el depravado irrumpa en el lugar con intenciones de venganza.

El sujeto, que actualmente cuenta con una tobillera electrónica, se encuentra a no más de 20 cuadras de la casa de su hijo y su ex pareja, quien lo denunció dos años atrás. “No entiendo la decisión que tomó el Juez, si es por el coronavirus, creo que en la cárcel estaría más resguardado”, expresó la mujer en diálogo con Radio Nacional Iguazú. “Qué posibilidades hay de que él no se escape o me mate o nos mate, ese es mi miedo”, manifestó.

 

Fue en el 2018 cuando la mujer denunció al padre de su hijo y desde entonces, el chico tuvo que pasar por dos cámaras Gesell, pericias psicológicas y tres exámenes médicos -el último bajo anestesia- que permitieron confirman los abusos. Él mismo acusó a su papá por los ataques que sufrió, y aún así, su madre subrayó que tuvo que encabezar una marcha para conseguir que lo detuvieran.

"(El juez) me dijo que no podía encarcelarlo porque se presentó cada vez que fue citado y era un buen trabajador”, afirmó la madre de la víctima, quien luego de toda la pesadilla que tuvo que atravesar se vio forzada a decirle a su hijo que su padre había salido de la cárcel.

 

 

"Primero se asustó un poco, pero busqué darle tranquilidad. En esa charla me pidió que le compre un cuchillo con funda para poder defenderse”, sostuvo. Y por último, enfatizó: “Me da miedo (la prisión domiciliaria) porque me odia, se puede escapar o lo que es peor, hacer alguna macana. Esa tobillera no garantiza nada”.

El juez Martín Brites otorgó el beneficio al considerar que el individuo, de 40 años, presentaba un riesgo de contagio de COVID-19 por ser asmático ya que en la Unidad Penal de Eldorado no existen médicos capacitados para atender esa patología. Ante los cuestionamientos que recibió por su decisión, el magistrado argumentó: “Esta medida no hace más que cambiar el lugar de la detención del imputado".

Participa de la encuesta

Ver comentarios