El joyero asesinado de un corte en el cuello en  Rosario había sido condenado hace dos años, como reducidor de una banda que robaba alhajas y dinero en departamentos de esta ciudad, informaron este sábado fuentes judiciales.

Miguel Ángel Gómez (66) fue asesinado el pasado jueves al mediodía en su comercio de Mendoza al 900, en el centro de la ciudad santafesina, y el principal sospechoso es un hombre que ingresó "amistosamente" al local y se retiró 40 minutos después.

La Justicia investiga ahora si el crimen estuvo motivado en una posible venganza, atento a que no existen rastros de robo en el local llamado "Nefertiti".

Según dijo el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, alrededor de las 11.20 del jueves ingresó al comercio de Gómez un hombre que lo saludó "amistosamente".

Se retiró alrededor de las 12, un rato antes de que llegara al lugar la hija de la víctima, que se sorprendió por encontrar el lugar cerrado y con las luces encendidas.

Tras llamar a la central 911, la Policía ingresó con la mujer y encontraron a Gómez tirado en el piso con una mancha de sangre en el cuello.

De acuerdo a las primeras averiguaciones, la víctima fue asesinada de un corte en el cuello, precisaron los voceros, que también investigaron sobre el pasado del joyero.

Gómez fue condenado en agosto de 2017 como reducidor de objetos previamente robados por un grupo de asaltantes conocido como "La banda de los palieres".

El joyero aceptó entonces su responsabilidad penal en un juicio abreviado por el que recibió tres años de prisión de cumplimiento condicional, es decir en libertad.

Por la misma causa fueron condenados mediante el procedimiento abreviado, en octubre de 2017, Emanuel Martín (35), a quien le aplicaron siete años de prisión y su cómplice Néstor Fabián Pereyra (39), tres años y dos meses de cárcel de cumplimiento efectivo.

"La banda había comenzado a delinquir en agosto de 2015 y continuó hasta octubre de 2016, fecha en la que logramos desarticularla", dijo entonces en declaraciones a la prensa el fiscal que investigó a la banda, Nicolás Floppiani.

Agregó que "cometía delitos contra la propiedad y contra la libertad, bajo las modalidades conocidas como entraderas o escruches".

Floppiani precisó que "sus víctimas eran personas mayores cuya edad promedio eran los 79 años; en el 75 por ciento de los casos fueron mujeres y siempre residentes en la zona céntrica de la ciudad".

Según la investigación que derivó en las condenas, Martín "que era plomero y gasista- ingresaba a edificios a realizar tareas y con la excusa de comprar alguna pieza, salía con las llaves y les realizaba un duplicado.
Luego ingresaban tres cómplices, uno vestido con ropa de empleado del Correo Argentino, y tras conseguir que les abrieran, robaban dinero y alhajas"
, según la causa.

Martín y Pereyra fueron condenados por cometer al menos 20 hechos de robo agravado y por formar parte de una asociación ilícita.

Como parte de la misma causa, dos meses antes había sido condenado el joyero Gómez como reducidor de las alhajas robadas, que vendía en su comercio, recordaron voceros judiciales.

Ahora, la Justicia investiga si su crimen está ligado a sus antecedentes como reducidor de "La banda de los palieres".

Ver más productos

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos