Por María Helena Ripetta
mripetta@cronica.com.ar

Dos médicos fueron detenidos por tener y producir pornografía infantil. En las escuelas se denuncian abusos sexuales de los maestros a los niños, como recientemente en un jardín de infantes de Morón. Este delito es entre cuatro paredes y los abusadores son generalmente personas de confianza de los pequeños.

"Si bien no puede tomarse como una regla que se cumpla siempre, no hay dudas que hay profesiones como la pediatría, la psicología infantil, educación física, docencia, entre otras, en la que la elección no es estrictamente vocacional sino que tiene que ver con una decisión que les permita desarrollar legalmente actividades con sus posibles víctimas", le dice a Crónica el psicólogo Jorge Garaventa, diplomado en Prevención y Asistencia de las Violencias. "La perversión, la inclinación sexual a niños y niñas es previa a la elección de la carrera. El ejercicio de la misma es el vehículo que les permite crear la atmósfera de confianza para ejercer los abusos. Aquí es necesario plantear con claridad una cuestión. Que haya abusadores sexuales en una profesión no habilita a ponerla bajo sospecha. En general esos individuos constituyen una pequeña minoría pero con una alta nocividad. No se puede poner una profesión bajo vigilancia pero sí es necesario pensar en medidas preventivas y formas de intervención ante los primeros signos de alerta", sostiene.

-Cuando los niños son utilizados para hacer fotos pornográficas, ¿qué grado de conciencia tienen de lo que está sucediendo?, ¿cuáles son las consecuencias?

-Tal vez no tengan conciencia exacta de lo que está sucediendo, pero si de que hay algo que no les gusta. Los niños tienen una percepción alta acerca de las conductas abusivas de los adultos, razón por la que desarrollas signos y síntomas visibles para un observador atento. Como decimos a menudo, niñas y niños pueden no tener conciencia de lo que está bien o mal, pero si de lo que no les gusta. Y las conductas abusivas son una de ellas. Que no puedan reaccionar adecuadamente es otro tema.

-¿Hay más abusos infantiles o ahora se denuncia más?

-Hay muchísimas más denuncias y consecuente visibilización, pero eso no ha logrado que la tasa de ocurrencia del delito disminuya. La respuesta, lamentablemente es inclusiva. Hay más denuncias y más abusos- la alta frecuencia de fallos de impunidad es un alimento idóneo para abusadores.

-¿Qué debe hacer la escuela con los docentes acusados de abuso?

-Debe ser separado de su cargo hasta tanto la Justicia determine con claridad los hechos. En todo supuesto delito de abuso, en el ámbito que fuere, las leyes determinan la necesidad de separar a los supuestos victimarios de su contacto con las víctimas. Que un adulto sea separado injustamente tiene reparación. Que un niño sea obligado a seguir en contacto con su abusador genera graves consecuencias en los niños.

-¿Cuáles son las señales que dan los niños abusados?

-Fundamentalmente cambio abrupto de conducta, grave y visible, además de llantos inmotivados, angustia permanente, aislamiento, hacerse pis y caca, conductas hipersexualizadas, pesadillas, terrores nocturnos.

-¿Qué hay que hacer cuando se detecta que el niño fue víctima de abuso?

-Separarlo inmediatamente del abusador, hacer la denuncia y consultar a un profesional especializado.

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos