En los últimos días, se hicieron virales en las redes sociales varios vídeos de alto contenido erótico y de sexo explícito que fueron filmados durante una fiesta clandestina en la localidad de Yerba Buena, en Tucumán. En las imágenes, se identificó la presencia de tres menores de edad y por esta situación la Justicia tucumana decidió actuar de oficio e inició una causa por corrupción de menores.

La viralización de estos vídeos de sexo explícito generaron un gran escándalo en la provincia de Tucumán. En las grabaciones, que fueron compartidas en las redes, se puede ver cómo dos strippers bailan en un escenario.

Los bailarines, una mujer y un hombre, comienzan a desvestirse, al tiempo que interactuaban y se dejan tocar por los presentes. También se ve cómo hay varias personas que registran con sus celulares todo lo sucedido el pasado 19 de mayo.

 

Según fuentes del caso, luego del show, los strippers mantuvieron relaciones sexuales frente a todos los presentes en una de las mesas de pool, que se encontraban en la casa en donde se llevó a cabo la fiesta. No obstante, lo que causó más indignación del hecho es que, entre los presentes, había tres niños de entre 9 y 10 años.

Unos días después del festejo, el material llegó al personal de la comisaría de Yerba Buena y se inició una investigación que coordinó el oficial Luis Molina y los comisarios Walter Colombres, Daniel Ruiz y Joaquín Girbeaux.

Tras establecer que ese material había sido filmado en dicha localidad, se dio aviso a la fiscal Estela Giffoniello, que se encuentra subrogando la Unidad Fiscal de Integridad Sexual III, y dio la orden para que se actuara de oficio y se inicien las investigaciones.

Posteriormente se logró identificar la propiedad en donde se habían grabado las imágenes y la misma fue allanada el viernes 27 de mayo. La casa se encuentra ubicada en el “Pasaje Sin Salida”, en la zona que se conoce como la “Plaza Vieja”.

En el allanamiento, los investigadores sacaron fotografías para comparar con las imágenes de los videos. También reconocieron las mesas de pool, donde la pareja de strippers tuvo sexo después del espectáculo, y las pulseras que los propietarios del lugar les habrían colocado a sus clientes. Además, se secuestraron dos teléfonos celulares que aún esperan ser analizados por la división de criminalística.

Los dueños de la vivienda fueron identificados pero por el momento, no fueron acusados formalmente de ningún delito. En tanto, los chicos fueron contenidos por la policía y no se informó del vínculo de los tres chicos, quienes estuvieron presente durante el show sexual. 

Por último, varios vecinos de la zona afirmaron que el lugar es conocido como un centro de divertimento durante el día, y que de manera esporádica se hacían "fiestas nocturnas"; pero que no estaban al tanto de los shows de striptease y mucho menos que había menores en el lugar. 

Ver comentarios