Cinco falsos policías secuestraron a un ferretero, de 52 años, a quien las autoridades lograron liberar ileso tras una cinematográfica persecución de 10 kilómetros, en un tremendo suceso que comenzó en la localidad bonaerense de Pilar y finalizó en José C. Paz. Tres de los delincuentes fueron detenidos por los pesquisas.

Los voceros revelaron que los hechos comenzaron cuando los individuos, quienes se desplazaban en un Ford Fiesta gris, patente OXI 105, desvalijaron una finca situada en Bartolomé Mitre al 100, en Pilar, de la que sustrajeron 2 televisores Led de 42 pulgadas, una mochila negra con ropas y una camioneta Toyota Hilux de igual color, dominio HGO 968, a la vez que se llevaron cautivo al comerciante, llamado Carlos, de 52 años.

Audaz fuga

Alertados del ilícito, los policías del Comando Patrulla (C.P.) de Pilar vieron la huida de los forajidos en el cruce de Champagnat y la Ruta Panamericana, en el Barrio Agustoni, originándose una persecución, hasta que dos de los marginales, quienes se movilizaban en la camioneta, impactaron contra el mojón de una firma automotriz.

Uno de los individuos, llamado David Alejandro, de 21 años, fue apresado, incautándosele un quepí azul con la inscripción Policía de la provincia de Buenos Aires, un celular y una pistola Colt 11.25. Por su parte, los otros delincuentes continuaron la fuga en el Ford Fiesta con el rehén, aunque resultaron interceptados en la esquina de 11 de Septiembre y la Ruta 8, en José C. Paz, por el Comando Patrulla  del citado distrito y la Policía Local de Pilar.

Trascendió que los marginales empezaron a efectuar disparos contra los efectivos de seguridad y entonces los ocupantes del móvil de la Policía Local de Pilar colisionaron al auto en su parte posterior, lo que originó que el coche se incrustara en el frente de un negocio de venta de antigüedades.

Rápidamente los pesquisas rescataron al ferretero y capturaron a dos de los sujetos, llamados Daniel Alejandro, de 34 años, y Juan José, de 30, a quienes les hallaron dinero, 94 precintos plásticos, un handy, una baliza azul tipo "chupete" y dos pistolas 9 milímetros (una Glock y la restante Pietro Beretta) que tenían las numeraciones limadas.