La madre, el padrastro y los abuelos del joven condenado a 21 años de prisión por el femicidio de su novia, Chiara Páez, están siendo investigados por la Justicia de Santa Fe en el marco de una causa paralela en la que se encuentran imputados como partícipes del crimen o, eventualmente, por el supuesto encubrimiento ocurrido en 2015.

"La fiscalía sigue investigando la autoría o la participación de los cuatro mayores que se encontraban en el momento del asesinato de la joven", dijo el fiscal a cargo de esa investigación, Mauricio Clavero, quien aclaró que los cuatro imputados actualmente permanecen en libertad.

Según se determinó en la causa principal por el femicidio que tramita la Justicia de Menores, Chiara fue asesinada por su novio, Manuel Ignacio Mansilla de 18 años "porque no quería realizarse un aborto", señaló el fiscal, quien investiga si en ese marco el joven fue ayudado por sus familiares para llevar a cabo el asesinato.

Se trata de Carolina Gallegos de 36 años, y Carlos Cerrato de 45 años, la madre de Manuel y la pareja de ésta, junto a los abuelos del joven, a quienes el fiscal Clavero acusó de "homicidio calificado por femicidio y aborto no consentido" por la víctima.

Por otra parte, el padre de la victima, Fabio Páez, escribió un mensaje en su muro de la red social Facebook y pidió que, luego de la condena dictada a Mansilla por el femicidio de su hija, "los jueces de la causa de mayores actúen con el mismo criterio y manden a la cárcel a los otros cuatro asesinos que estaban esa noche en la casa".

"Y algún castigo ejemplar a los que ayudaron de afuera a tapar todo lo macabro que sucedió esa noche y que sufran lo que estamos sufriendo toda la familia y amigos", sentenció..

Fuente: Télam