Johana Ramallo (23) fue vista por última vez a fines de julio de 2017 en La Plata y su cadáver fue hallado mutilado en las costas de Berisso en agosto de 2018. En las últimas horas, a cinco años de su desaparición, en el marco de la investigación por el secuestro y el femicidio de la joven de 23 años fue detenido un hombre por la Policía Federal Argentina (PFA) en la capital provincial.

Se trata de Carlos Omar Rodríguez, alias "El Cabezón", quien fue imputado por trata de personas, explotación de trabajadoras sexuales y narcotráfico. El capturado será indagado en las próximas horas por el juez federal Alejo Ramos Padilla, informaron este miércoles fuentes judiciales a 0221.com.ar.

El acusado, quien fue detenido en la casa de un familiar por miembros del Departamento Trata de Personas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la PFA, aparece mencionado en el expediente como un “taxista” que conocía a la víctima. El imputado estaba en la lista de sospechosos de la causa, que se tramitó en la Justicia penal provincial durante el primer tramo de la investigación y ahora está a cargo del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 1 de La Plata.

 

¿Cuál era el vínculo entre el sospechoso y la víctima?

El 26 de julio de 2017 Johana salió a las 17 de la casa de su madre, Marta Ramallo, situada en la periferia de La Plata. Dijo que regresaría cerca de las 21, pero nunca volvió. Su progenitora, su abuela y su hija, en ese entonces de 6 años, la esperaron en vano en la vivienda.

Marta Ramallo, madre de la víctima, luchó desde un primer momento por la búsqueda de su hija (Gentileza LaPoderosa.org.ar).


Johana se había separado del padre de su hija casi dos meses antes de desaparecer, había vuelto a vivir con su madre y la situación económica la había llevado a una situación de prostitución.

Según indicaron fuentes judiciales a Infobae, Rodríguez regenteaba el área donde Johana se prostituía en el momento en el que fue asesinada, conocida como la "zona roja" del barrio El Mondongo de La Plata.

Si bien “El Cabezón” no se encuentra imputado por el femicidio, los voceros aseguraron que Rodríguez ejercía un rol jerárquico en la organización criminal de la que Johana dependía.

 

¿A qué se dedicaba la víctima antes de caer en la prostitución?

Johana trabajaba en una cooperativa en el marco del programa “Ellas hacen” y frecuentaba la plaza Matheu, en el corazón de la "zona roja".

La principal hipótesis indica que su secuestro pudo haber sido en 1 y 63, ya que a través de cámaras ubicadas en esa zona se detectó que ingresó al baño de la estación de servicio situada en esa esquina.

Al principio la línea de investigación fue por "averiguación de paradero" y estuvo a cargo de la Justicia provincial, pero luego pasó a la órbita federal.

"Logramos que la causa pase a la Justicia federal y que cambie la carátula para que sea investigada como trata para la explotación sexual", se resaltó en un documento difundido por familiares y amigos de la víctima al cumplirse tres años de la desaparición de la joven.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios