El almacenero asesinado Simón Mamani Burgos era muy querido en Glew, donde tenía su comercio. Sus clientes y vecinos no dudaron en movilizarse este lunes a la noche hacia el propio comercio para reclamar justicia y despedir sus restos. “Lo extrañamos”, dijeron. “Simón era el guardián del barrio”, dijo Nancy, una de sus clientas, con quien además compartían un grupo de WhatsApp por “el sistema de alarma vecinal contra la inseguridad”.

“Él siempre estaba pendiente. Nos cuidaba”, señaló la mujer, que recordó que en una oportunidad a ella le quisieron robar cuando bajó del colectivo y el almacenero salió “a correr” a los delincuentes con “una amoladora”. Tenía 59 años, tres hijos y ocho nietos, y hacia 10 años que tenía su local.

Se encontraba atendiendo en su comercio ubicado en San Martín al 1800 junto con Andrea, su esposa, cuando cuatro motochorros entraron al local para robar y uno de ellos le disparó. “Cuando pasó lo de Simón, sonó la alarma y todos salimos a la calle”, sostuvo otra de las vecinas, que como el resto reclama justicia, y mayor seguridad en la zona.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos