"De la justicia esperamos que le den perpetua. La causa se elevó a juicio , todavía no saben la fecha qué se va hacer", dice  a cronica.com.ar Melany Sleman, hija de Sandra Borda, que tenía 46 años y cinco hijos cuando fue víctima de femicidio el 30 de diciembre de 2021 cuando hacia compras para los festejos de  Fin de Año.

Su ex pareja esta acusado de asesinarla a balazos, según los investigadores la remató cuando estaba tirada en el piso después de recibir un primer disparo en una de sus manos, e hirió a uno de los hijos de ella en  Rafael Castillo. Al intentar escapar, el femicidio fue alcanzado por vecinos que lo redujeron y comenzaron a golpearlo, por lo que debió ser trasladado en calidad de aprehendido a un hospital.

Pedro Francisco Gasparuti, que al momento del femicidio tenía 42 años, está preso desde entonces. 

 "Varias veces mi mamá nos contó lo que pasaba con él. Pero nunca se animó a denunciar ni nada. Siempre amenazaba que la iba a prender fuego, que iba a mandar a las hermanas a que le hagan algo", recuerda su hija mayor, que integra la organización de Familiares Atravesados por el Femicidio.

"Al principio no pensaba en separarse, ella decía que lo quería. Después si lo quería dejar. Ya no aguantaba vivir asi", relata la hija de la víctima. 

"Es muy  difícil seguir sin ella. Mi hija todos los días pregunta por la abuela. Mis hermanos tuvieron que ir a vivir con el padre. Nos cuesta bastante tratar de aceptar lo que pasó", dice Melany.

"Mi mamá vivía en Lomas de Zamora con mis tres hermanos más chicos. Ella fue a la feria a comprar ropa por Año Nuevo. Él la fue a buscar a la casa de mi abuela y le dijeron que estaba en la feria. Se fue hasta ahí, le pidió que subiera al auto. Mi mamá no quiso, entonces la esperó afuera", recuerda la hija. A  Sandra la mató frente a su hijo, a quien el femicida también le disparó. Cuando la mujer estaba en el piso agonizando, le dio dos culatazos.

"Con él peleabamos varias veces porque es un enfermo. Pero después tratamos de llevarnos lo mejor que podíamos.  Violencia física delante de nosotros no hubo. Solo en una ocasión pude ver que el la agarró del cuello y entre a la habitación y le pegué con un fierro . Nunca le tuve miedo", afirma Melany. 

Al describir a su mamá dice que "era una mujer alegre, ella no tenía maldad. Siempre estuvo para todos"

Gasparutti está acusado del delito de homicidio agravado por haber mantenido una relación de pareja y por violencia de género, en perjuicio de su ex pareja. El móvil del ataque fue porque se había separado hace poco y eso generó el crimen por odio de género.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

noticias relacionadas