La viuda y el hijo del fallecido narco colombiano Pablo Escobar Gaviria fueron citados a declaración indagatoria en el marco de una causa por lavado de dinero proveniente de la venta de drogas mediante inversiones inmobiliarias en la Argentina, entre ellas en el histórico "Café de los Angelitos".

El pedido fue realizado por el juez federal de Morón, Néstor Barral, quien también solicitó la indagatoria del ex futbolista de Boca Juniors, el colombiano Mauricio Chicho Serna, ante la sospecha de que brindo "una contribución esencial al delito de lavado de activos" que llevó a cabo la organización.

En el marco de esta causa ya se encuentran imputados el supuesto jefe de la banda José Piedrahita Ceballos (58) -detenido en Colombia-, el empresario argentino Mateo Corvo Dolcet (53), María de los Ángeles Verta (51), María Gabriela Sánchez (48), Esteban Adrián Delrio (54) y Antonio Pedro Ruiz (57) todos ellos acusados "de lavado de activos, agravado por ser realizado como miembro de una asociación formada para la comisión continuada de hechos de esa naturaleza".

Ahora, el juez citó a indagatoria a la viuda de Escobar Gaviria, llamada María Isabel Santos Caballero (57), para el 3 de mayo a las 10; al día siguiente a la misma hora deberá comparecer Serna; y el 14 de mayo a las 10 será el turno del hijo del capo narco del "Cartel de Medellín", Sebastián Marroquín (40).

La sospecha de los fiscales Sebastián Basso (de la fiscalía federal 1 de Morón), Gabriel Pérez Barberá (de la Procelac) y Diego Iglesias (de la Procunar), es que la viuda y el hijo de Escobar Gaviria cobraron una "comisión" para conectar al jefe de la organización, Piedrahíta Ceballos, con el empresario Corvo Dolcet.

Según los fiscales, Santos Caballero y su hijo "prestaron una contribución esencial en el lavado de 2.341.164 dólares, en segundo lugar, a la comisión en coautoría de un hecho de lavado de 105.352 dólares".

Los investigadores están convencidos que el colombiano Piedrahita Ceballos logró ingresar al mercado financiero argentino, a través del empresario Corvo Docet, "más de tres millones de dólares estadounidenses y un millón y medio de pesos, los cuales se sospecha obtuvo por medio de las maniobras narcocriminales que llevó adelante desde -cuanto menos- la década de 1990".

Respecto a Chicho Serna, los fiscales creen que "una de las tantas formas en que el imputado Piedrahita Ceballos inyectó fondos en los proyectos liderados por Corvo Dolcet fue mediante el aporte de tres inmuebles que, con anterioridad, le había comprado" al ex futbolista.

La banda fue desbaratada a fines de septiembre del año pasado tras 34 operativos realizados en esta Capital Federal y el Gran Buenos Aires, entre ellos en el "Café de los Angelitos", y que se coordinaron con otros efectuados por la DEA en Estados Unidos y en Colombia, donde se apresó a Piedrahita Ceballos.