La Policía de Salta, junto a profesionales de la salud, investigan dos abusos sexuales que tienen como víctimas a nenas, de ocho y nueve años de distintas etnias aborígenes. Fuentes de la ciudad de Pichanal, en el departamento de Orán, indican que fueron dos los casos que tomaron estado público el lunes pasado al comienzo de las clases en las escuelas.

La directora de una escuela pública denunció en la comisaría de esa localidad el abuso sufrido por una de sus alumnas. Se supo que una maestra le preguntó durante el ingreso a las aulas a la niña por qué se hallaba dolorida y no podía desplazarse con naturalidad, a lo que la pequeña le respondió que le dolía ahí “abajo”. La maestra inmediatamente se lo comunicó a la directora y juntas fueron en busca del acusado, que negó los hechos.

De allí comenzaron las diligencias judiciales para que la niña wichi fuera atendida por un ginecólogo. Se supo que fueron muchos minutos los que tardó la niña en desahogarse y confesar su tragedia.

El comisario Rodrigo Arana dijo por medios radiales que los dos casos se están investigando y que “en uno de ellos la Justicia ya dictó la exclusión del hogar del padre de la supuesta víctima, y en el segundo caso la mira está puesta en los tíos de la niña”.