En un insólito suceso que ocurrió en la localidad bonaerense de Pilar, un hombre, que se hallaba alcoholizado, se hirió de bala en la mano derecha al intentar asesinar a disparos a una kiosquera, porque se negó a fiarle una botella de cerveza. Los efectivos policiales detuvieron al individuo.

Voceros del departamento judicial de San Isidro revelaron a cronica.com.ar que el sujeto, de 36 años, tuvo que ser asistido por los médicos en el Hospital Central Juan Cirilo Sanguinetti, en dicho distrito, en el norte del conurbano provincial.

De acuerdo a lo agregado por los informantes, el hecho se produjo ayer, cuando el acusado arribó a un kiosco, situado en las proximidades del cruce de El Ñandú y El Hornero, en el barrio Agustoni, oportunidad en la que comenzó a discutir con la dueña del negocio, ya que esta mujer se negó a fiarle una botella de cerveza.

Trascendió que el hombre extrajo una pistola Bersa 22 largo y entonces trató de matar a la comerciante, pero accidentalmente, debido a que se encontraba en estado de ebriedad, se disparó un balazo y resultó herido en la mano derecha.

Momentos después, el individuo fue reducido, en un forcejeo, por el yerno de la kiosquera.

Posteriormente, los uniformados del Comando Patrulla (C.P.) de Pilar concurrieron al escenario de la disputa y apresaron al cliente, a la vez que comprobaron que la pistola tenía la numeración limada.

Basándose en los diversos datos obtenidos en el lugar de la reyerta, los integrantes del destacamento Agustoni investigan el episodio.

Autoridades de la Estación de Policía de Pilar se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.

Intervino en la causa, que fue caratulada “Amenazas calificadas, tenencia ilegal de arma de fuego y lesiones”, la Unidad Funcional N° 4 de Pilar, dependiente de los tribunales de San Isidro

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy