Una mujer de 52 años, que estaba desaparecida desde hace dos días, fue encontrada asesinada en una descampado en la localidad del Challao, cercana a la capital de Mendoza, y por el presunto femicidio detuvieron a su ex pareja, quien confesó el crimen.

Se trata de Aida María Oliva (52), quien era buscada desde el último martes cuando sus hijos radicaron una denuncia por averiguación de paradero en la oficina fiscal 2 de la Comisaría Sexta.

Fuentes policiales informaron que realizaron trabajos de rastrillaje en la zona de Papagayos, en el pedemonte mendocino, y hallaron su cadáver este jueves en el circuito El Challao, en el departamento de Las Heras, cercano a la capital provincial.

En la causa interviene la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, que dispuso la detención de la ex pareja de la víctima, quien había indicado a las autoridades el lugar dónde se encontraba el cuerpo de la mujer.

"Esto comenzó con una averiguación de paradero el 5 de abril, que fue denunciado por la hija de la persona fallecida", comentó a la prensa a fiscal Ríos, quien estuvo presente en el lugar del hallazgo del cuerpo.

La insturctora judicial agregó que la hija de la pareja les informó que "su papá le había contado que había estado ese día con ella y que habían discutido". Tras ello, "se constituyeron en el domicilio (del hombre) con orden de allanamiento y se procedió a la detención del sospechoso", relató la fiscal.

"En ese momento me hizo manifestaciones a mí directamente, pero le dije que esperara y que se comunicara con la defensa", continuó Ríos y agregó que el hombre, "en una manifestación totalmente espontanea", dijo que "había sido él y que estaba (el cuerpo) en Papagayos".

María Oliva estaba desaparecida desde el 5 de abril.

El sospechoso, identificado como Mario Daniel Castro Herrera (55), se había separado de Oliva, con quien tuvo seis hijos en común, hace un año y tres meses.

La fiscal indicó que están analizando si "el hecho tiene relación con la denuncia de un joven que pasaba por la zona, vio a una pareja discutir, quiso intervenir y recibió un puntazo en la cara".

El hecho fue investigado como "femicidio agravado por relación de pareja y violencia de género" y se espera que en las próximas horas el hombre sea imputado.

Oliva era empleada domestica y vivía sola en en el barrio La Favorita, en el oeste de la capital mendocina. Tras el hallazgo del cadáver, el Cuerpo Médico Forense (CMF) realizará la autopsia para determinar la forma en que murió la víctima.