Por María Helena Ripetta
mripetta@cronica.com.ar

El caso del turista apuñalado en La Boca, que fue atacado por dos delincuentes y uno de ellos murió tras el disparo de un policía que estaba de franco, está lleno de paradojas increíbles. El policía local de Avellaneda que intervino en el hecho y el delincuente muerto son ambos salteños y vivían en el mismo barrio de la Boca. El delincuente iba a viajar a San Bernardo con unos amigos y dicen que quiso robar para llevar plata para divertirse allá. Iba a convertirse en turista y para eso eligió asaltar a un turista extranjero. Murió exactamente el mismo día en que tendría que haber vuelto del mar luego de sus minivacaciones. Pablo Kukoc (18) comentó que ya tenía el pasaje para irse a la costa el fin de semana largo con amigos, se lo habían regalo por su cumpleaños. Pero ese 8 de diciembre, unas horas antes de tomar el micro asaltó al turista estadounidense Joe Wolek (54). Al escaparse, fue baleado por el policía. Tanto él como el turista yanqui quedaron internados en el Hospital Argerich. Kukoc murió días después, el martes , justo el día en que tenía pasaje de vuelta..

Hacía seis años que vivía en La Boca con su mamá. El policía que lo mató, Luis Chocobar (30), también vive en el barrio desde octubre de 2015. Esa mañana salió para su trabajo vestido de civil cuando vio el ataque e intervino. Los dos habitaban el barrio más bostero, pero eran de River. Pero en la vida eligieron caminos distintos.

Aún se investigan las circunstancias en que el policía disparó, pero éste quedó en libertad mientras se esperan las pericias. Él dice que los vio sacar un arma, pero Kukoc no la tenía. El mismo día que el turista se despertó, el chico de 18 años murió. Ambas familias estaban en el hospital, una había llegado desde Estados Unidos, otra desde unas cuadras en La Boca. La madre del joven no se había movido del lado de su hijo, y se descompuso cuando le dijeron que estaba muerto. La familia del turista lo acompaña en su recuperación, aún no salió del hospital. Cuando Kukoc ya estaba muerto, detuvieron a uno de sus amigos de 17 años, acusado de ser el otro que estaba con él esa mañana del 8 de diciembre, cuando el turista estadounidense con su cámara colgada se salió del circuito turístico y los delincuentes vieron la oportunidad de asaltarlo. Lo apuñalaron y escaparon. El policía comenzó a correrlos, y ahora habrá que ver cuándo disparó, si mientras los perseguía o, como dice él, cuando los vio sacar un arma.

Kukoc estaba a punto de pasar unos días en la playa, pero quedó detenido y herido. Murió el día en que tenía que regresar.