Un jornalero cayó preso en la ciudad de Monte Quemado, Santiago del Estero, acusado de atacar a golpes a su pareja embarazada y de provocarle la pérdida del bebé. Allí radica lo delicado del escándalo, a tal punto que el fiscal Gabriel Gómez lo acusó de los delitos “lesiones graves calificadas por el vínculo, aborto y amenazas en concurso real”.

Según contó la mujer, como tantas otras veces el imputado le propinó golpes y patadas en el vientre. La diferencia era que esta vez, ella cursaba dos meses de gestación. La mujer ingresó en estado delicado al hospital y posteriormente perdió al bebé.

La víctima efectuó la denuncia y, en principio, la causa ingresó como violencia de género. Sin embargo, la investigación develó que las lesiones propinadas por el hombre fueron graves, ya que los médicos forenses indicaron 30 días de curación.

Ante esto, ahora el fiscal Gómez solicitó al juez de Control y Garantías, José Luis Torellio, que el imputado continúe tras las rejas, a fin de proseguir con la recolección de evidencias.

Después de merituar también la posición de la defensa, el magistrado extendió la detención del individuo, quien marcha “derechito” a la audiencia de prisión preventiva. l