El alumno se negó a entregarle su teléfono a los delincuentes, que eran más físicamente más grandes que él, y recibió una brutal paliza a plena luz del día y a la vista de todos.
 
Como consecuencia del robo, habrá una marcha para pedir por seguridad. El hecho sucedió en Escuela Técnica N°2 Santiago Derqui, en Presidente Derqui, partido bonaerense de Pilar.