Los cinco homicidios por los que Javier Hernán Pino, de 29 años, fue condenado a tres penas a prisión perpetua se iniciaron en febrero de 2015 en Capital Federal, continuaron en la provincia de Salta y terminaron en octubre de ese año en la ciudad santafesina de Rosario con doble crimen.

Los dos primeros casos fueron en Capital Federal y son por los que este jueves fue condenado a su tercera máxima pena por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3.

La siguiente es la cronología de los cinco homicidios que cometió Pino en cuatro hechos distintos:

16 de febrero de 2015

El comerciante chino Ni Qi Fu (40) fue asesinado de ocho balazos que impactaron en cabeza, tórax, abdomen y brazo izquierdo, en su supermercado de la calle Matheu 29, en Balvanera.
Todos los balazos fueron efectuados con una pistola calibre 9 milímetros, en la escena se recuperaron tres vainas y dos proyectiles y del local faltó dinero.

El asesino ocultó el cadáver entre dos góndolas y lo tapó con cajones. Dos testigos vieron intercambiar bromas entre Pino y el comerciante, antes de que éste sea asesinado.

8 de abril de 2015

La masajista Claudia Sosa (32) fue asesinada de un único balazo en la nuca en el departamento de planta baja que alquilaba en la calle Tucumán 1545, y su cadáver fue hallado una semana más tarde, cuando los vecinos se quejaron del olor nauseabundo que provenía del departamento. 

Según lo acreditado en el juicio, Pino se llevó una computadora, un celular y unos 1.900 pesos y dejó en la escena la vaina servida calibre 9 milímetros que después se supo salió de su pistola. También había intercambiado 83 mensajes de texto con la víctima previos al crimen y dejó su ADN en una cucharita hallada en una taza de café que tomó en la casa.

Claudia fue asesinada a sus 32 años.

13 de julio de 2015

El playero Ariel Fernando Ríos (28) fue asesinado de un balazo por arriba de la oreja izquierda en una estación de servicio de la localidad salteña de El Galpón.

Según lo acreditado por la Sala II del Tribunal de Juicio de Metán cuando el 10 de mayo de 2017 lo sentenció a su primera perpetua, Pino se ganó la confianza de Ríos y lo asesinó para robar los 70.000 pesos que había de recaudación.

En ese juicio, Pino lloró, pidió perdón a la familia del playero y dijo que el disparo fue accidental y que sólo había ido a robar porque necesitaba dinero para ayudar a su padre que era enfermo y había sido detenido en Santiago del Estero por el robo a una financiera.

16 de octubre de 2015

Los hermanos Agustina (28) y Javier Ponisio (25) fueron ejecutados de ocho balazos -tres para la mujer y cinco al varón-, con una pistola con silenciador en un doble crimen ocurrido en su casa de la ciudad de Rosario. Pino se llevó de allí 25.000 pesos, joyas y electrónicos.

Pino, que era amigo de Agustina, quedó grabado por una cámara de seguridad saliendo en su auto de la casa de la calle Castro Barros al 5500 y fue reconocido por la familia de las víctimas.

Al rastrear su teléfono celular, los pesquisas ubicaron a Pino en la localidad de Frías, en Santiago del Estero, donde lo detuvieron cinco días después del doble crimen y le secuestraron pertenencias robadas a los hermanos y dos pistolas marca Taurus calibre 9 milímetros, una de las cuales fue la usada en los cinco homicidios.

Por este caso, Pino aceptó un juicio abreviado y el tribunal de primera instancia de Rosario lo condenó el 10 de noviembre de 2017 a su segunda prisión perpetua.

Los hermanos fueron ejecutados en Santigo del Estero. 

Ver más productos

El beato Juan Franscisco Marinoni, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy al beato Juan Francisco Marinoni

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos