La fiscal María del Carmen Reuter decidió que la madre sea nombrada tutora de la menor. La mujer había perdido la guarda luego de que su ex pareja fuera acusada de haber abusado de las hermanas de la nena. La abuela fue la que quedó a cargo de las menores. Esa decisión fue tomada en 2014 para protegerlas a través de una medida cautelar. No obstante, el tema no llegó a ser tratado y la medida cautelar nunca fue resuelta por un juzgado de Familia.

Debido al vínculo entre la abuela y el abusador, la fiscal decidió que la madre sea nombrada tutora de la menor. Las leyes establecen que se puede interrumpir el embarazo de una víctima de violación pero para que eso suceda, la menor debe pedirlo y su tutor debe convalidarlo.

La víctima declaró con el sistema de cámara Gesell, donde confirmó el ataque sexual, pero no hizo ningún tipo de referencias sobre si quiere interrumpir el embarazo. Luego de contar su versión ante los especialistas, Reuter solicitó que la víctima sea internada en un hospital público para recibir una mejor atención, que incluye ayuda psicológica especial, y ordenó que se informe diariamente sobre su estado.

El hombre, que fue denunciado por la madre de la niña, continúa detenido mientras avanza la investigación. Según el relato de la madre, el acusado aprovechó la oportunidad para abusar de la menor de edad cuando quedó solo con ella en la casa donde vive junto a su abuela en la comuna 7 de Abril, ubicada en el departamento de Burruyacú, al noreste de Tucumán.

Al tomar conocimiento de lo sucedido la mujer llevó a la nena a un Centros de Atención Primaria de Salud (Caps) de la zona, donde le confirmaron que estaba embarazada.

Fuente: Telám