Iván Gabriel Villalba (26) y Víctor Manuel Sánchez (37) fueron indagados por el fiscal Carlos Insaurralde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial San Martín, y luego de que ambos se negaran a declarar, el funcionario determinó que ambos sigan presos.

Durante la indagatoria el fiscal les imputó el "homicidio calificado por la participación de dos o más personas" del empleado municipal Jesús Porres (34) y la tentativa de "homicidio calificado por ser la víctima un miembro de una fuerza de seguridad" en perjuicio del oficial Pastor Zárate (21).

Tras escuchar los cargos en su contra, los dos acusados se negaron a declarar, mientras que el fiscal Insaurralde solicitó al Juzgado de Garantías 4 de San Martín que disponga la detención formal de ambos hasta que se resuelva su situación procesal.

Para este miércoles también se aguardaba la declaración testimonial de la madre de Mariano Valdez (17), asesinado el 14 de este mes en Billinghurst, quien denunció ante la prensa que Iván Villalba estaba vinculado al crimen de su hijo; sin embargo, la mujer no se presentó en la fiscalía.

Según las fuentes, la causa por el homicidio de ese adolescente está a cargo de la UFI 7 de San Martín en la que la madre de la víctima ya declaró, aunque no se refirió con tanta claridad a los supuestos asesinos de su hijo, como lo hizo tras conocerse el ataque a Porres y Zárate.

Por su parte, el oficial baleado esta tarde se recuperaba en una clínica privada del barrio porteño de Palermo, donde le realizaron una cirugía exploratoria en su hombro y se espera que en las próximas horas esté en condiciones de declarar ante el fiscal Insaurralde.