Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Como saldo de un violento tiroteo, 4 peligrosos marginales hirieron de bala a un subinspector de la Policía Federal, a quien pretendieron robarle el automóvil en el que se desplazaba, en un dramático suceso, que se registró en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en el partido de La Matanza. Los sanguinarios hampones lograron darse a la fuga en una camioneta y hasta el momento se desconoce su paradero.

Los voceros del departamento judicial de La Matanza revelaron que la infortunada víctima del ilícito fue identificada como Maximiliano Elizola, quien tiene jerarquía de subinspector y se desempeña en esa institución de seguridad federal.

Trascendió que el violento hecho se produjo en las proximidades de calle Juan B. Justo al 700, en la zona del denominado Barrio San Carlos, en el citado distrito, cuando el funcionario, que se desplazaba a bordo de VW Bora gris, fue interceptado con fines de robo por 4 forajidos armados, quienes lo amenazaron de muerte y le exigieron la inmediata entrega del rodado que conducía.

Los brutales individuos, según dijeron testigos, se movilizaban en una camioneta blanca. De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el oficial, que se hallaba franco de servicio y vestido de civil, aprovechó un descuido de los ladrones y extrajo velozmente su pistola reglamentaria 9 milímetros, con la que les impartió la voz de alto a estos asaltantes, quienes, tras verse sorprendidos, efectuaron disparos contra la víctima.

Por este motivo, el subinspector repelió la agresión, oportunidad en la que se originó un dramático intercambio de balazos, hasta que el federal cayó en un gran charco de sangre, al ser alcanzado por 2 proyectiles (uno de ellos en el rostro y el otro en un brazo).

Mientras tanto, la gente del barrio señaló que los delincuentes habrían escapado rápidamente por la calle Urdaneta.

El herido tuvo que ser atendido posteriormente en un centro asistencial.

Varios procedimientos

Pesquisas policiales de la comisaría de San Carlos (2ª Oeste de La Matanza) realizan diferentes procedimientos con el objetivo de averiguar el paradero de los autores del tremendo episodio, que provocó enorme consternación entre los habitantes de la zona.

Al respecto los servidores públicos de la seccional opinan que los integrantes de la gavilla actuaron al voleo, ya que se asegura que ignoraban la condición de federal del conductor del automóvil.

Este nuevo suceso de violencia se agrega al asesinato del ingeniero Juan Ángel Mario Caccia, de 59 años, quien en la noche del miércoles pasado fue atacado a tiros por chacales que pretendieron consumar una entradera en la vivienda del profesional, situada en Palos al 200, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, también en el partido de La Matanza. El paradero de los autores de la muerte del hombre constituye un misterio para los investigadores policiales.