En la madrugada del último domingo, alrededor de las 5.40, Natalia Andrada y su primo Carlos Alberto salieron del establecimiento bailable “La Catedral”, caminaron unos metros y decidieron cruzar para abordar un remis que los esperaba.

Sin embargo, cuando ambos se disponían a cruzar la calle, un auto Fiat Mobi conducido por Nicolás Ruiz los embistió produciendo la muerte al instante de Natalia, mientras que Carlos permanece en terapia intensiva.

Ruiz permanece detenido gracias al accionar de dos jóvenes, quienes habían concurrido al mismo boliche y que al advertir el incidente vehicular corrieron al rodado y se abalanzaron sobre él cuando disminuyó su velocidad.

Pero cuando uno cayó al capó y otro al techo, el conductor volvió a incrementar su marcha en su afán de escapar pero los dos testigos resistieron.

 

El conductor confesó: "Que cagada, me mande una boludez".

El sujeto se encontraba alcoholizado, según el test de alcoholemia, y protagonizaba una picada con un Volkswagen Bora, que se alejó del lugar del hecho y hasta el momento no ha sido identificado.

En este sentido, Alejandro, primo de las víctimas, señaló a Crónica que "en la avenida 3 de Febrero siempre pasan estas cosas. Ahora van a parar un poco porque murió mi prima, pero pasará una semana y volverán a correr. Esto es una rueda, hoy nos tocó a nosotros, mañana a otros y nadie hace nada".