Paola Elvira Córdoba y su hija, Paula Milagros Naiaretti, presas tras cometer el homicidio de Alberto Elvio Naretti, a quien mataron a 185 puñaladas, permanecerán en la alcaidía departamental de La Plata y no serán liberadas como se estimaba que pasaría este lunes.

El juez de garantías Alberto Brizuela había dispuesto la liberación pero la fiscal de Malvinas Argentinas, Silvia González Bazzani, aun no firmó la excarcelación extraordinaria. María, una de sus hermanas, pide encarecidamente que se les conceda la liberación.

"Merecen estar libres fueron muchos años de encierro y de no ser felices. Queremos la libertad de Paola y Milagros ya", contó la mujer. "Hay un crimen no tenía que suceder esto pasó porque nadie la escuchó. Ella se defendió. No soportaba más los golpes. Agachando siempre la cabeza", enumeró.