Néstor Montiel fue trasladado a la comisaría primera de Morón, donde quedó detenido, y luego se negó a declarar ante el fiscal Mario Alberto Ferrario, de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 de Morón.

El hombre fue identificado por los investigadores como el asesino de la comerciante Nadia Arrieta debido a que se encontraron cuatro huellas dactilares suyas en la escena del crimen y su rostro fue captado por una cámara de seguridad cuando escapaba del lugar.
 
Montiel fue arrestado por efectivos de la Departamental  Hurlingham en la intersección de Edison y Escalada, en la localidad bonaerense de Sarandí, donde aparentemente procuraba  encontrarse con una mujer con la que tenía una relación sentimental.
    
El presunto homicida fue buscado durante todo el fin de semana por medio de varios allanamientos realizados en las localidades de Hurlingham y Banfield.