Por María Helena Ripetta
mhripetta@cronica.com.ar

Isabel Yaconis es la mamá de Lucila, que fue asesinada el 21 de abril de 2003 cuando se defendió de un intento de violación. Desde entonces su mamá busca Justicia y se comprometió con ayudar a otros. La violación de una nena de 13 años en Colegiales la movilizó. "Hace apenas una semana del 15° aniversario de la muerte de Lucila. Las circunstancias de este nuevo caso, y tratándose de una niña tan jovencita, me paralizó y entró en mi mente lo sufrido por estas mujercitas", dijo Isabel a Crónica.

"Los violadores son oportunistas. No tienen miedo, pues saben bien lo que hacen, conocen de vista previa el escenario ideal para cometer el delito. Este hombre se mueve en la zona, nadie atraviesa una Ciudad para venir a violar, a no ser que trabaje en la zona" sostuvo Isabel, que integra las Madres del Dolor.

"Todas las medidas que toman los mayores no alcanzan. Los papás acompañan a sus hijos a la escuela o paradas de colectivos especialmente en horarios muy tempranos y más en invierno, que amanece más tarde, se recomienda moverse en grupos. Hoy con la comunicación rápida de whatsapp todos estamos más comunicados, tanto padres como hijos adolescente que se necesitan, porque en ambos casos los desvela la inseguridad" consideró y agregó: "Por supuesto cualquier recoveco es una guarida para los violadores, hoy en la Ciudad la mayoría de los cruces ferroviarios son bajo nivel (túneles). Durante las horas picos son muy transitados, pero te aseguro que a últimas horas de la noche, hay que ser muy valiente para que las mujeres puedan atravesarlos. En mi barrio, Nuñez, muy a menudo hay cortes del servicio de electricidad, porque no siempre las instalaciones cuentan con tanta calidad. Esto ha pasado en los últimos meses en los alrededores de la estación".

Isabel explicó que el registro de violadores todavía no existe en nuestro país: "se está trabajando en nuevos proyectos, porque el tema es muy resistido. Si ya se está avanzando con el Banco de Huellas Genéticas de Condenados por Delitos contra la integridad Sexual. El Ministerio de Justicia tiene contratados cinco Laboratorios que han cumplido con los requisitos obligatorios para la tarea de tomas de muestra de material genético que permita obtener los ADN de condenados con sentencia firme, para luego volcarlos en el Banco. Se sigue adelante con la tarea de incorporar ocho nuevos laboratorios".