El dirigente detenido Noray Nakis, quien siempre presumió de su amistad con el fallecido ex presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona, adquirió un curioso protagonismo y mantuvo un perfil alto desde su irrupción en el mundo del fútbol como presidente de Deportivo Armenio.

Nakis también tuvo una estrecha vinculación con otro ex dirigente del Deportivo Armenio, Armando Gostanian, dueño de una cadena de importantes camiserías, y que logró un curioso protagonismo durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem, cuando fue presidente de la Casa de Moneda.

Vinculado al negocio de la venta de telas y joyas, Nakis, hizo, como otros tantos inmigrantes, una regular fortuna. Fue desde 1986 vicepresidente de Armenio en épocas que, de la mano de Vahram Citcioglu, el equipo consiguió en 1987 su único ascenso a Primera División.

Con el tiempo, y con los descensos del equipo, Nakis asumió la conducción del fútbol profesional de la entidad de la comunidad armenia y hasta fue técnico del equipo, demostrando varias veces su vehemencia cuando los arbitrajes le resultaban desfavorables.

En el 2009 y en oportunidad de un partido por el campeonato de Primera B, con Defensores de Belgrano, en el Bajo Núñez, protagonizaron una pelea con el jugador Raúl Ruiz, volante del “Dragón”.

Aquel incidente ocurrió dentro del campo de juego, mientras los planteles de ambos equipos reconocían el terreno en la previa del partido. Ruiz se acercó a Nakis, rápidamente se desató una fuerte discusión entre ambos y terminaron a los golpes de puños.

En ese hecho, el entonces presidente de Armenio sufrió la rotura del tabique nasal, mientras que el mediocampista de Defensores se retiró con lesiones en el rostro. Ambos fueron llevados a la Comisaría 35 para prestar declaraciones y el partido se suspendió.

En tiempos en que Gabriel Milito dirigía las divisiones inferiores de Independiente, y ya como dirigente del club de Avellaneda, Nakis también protagonizó un incidente en un partido de séptima división ante Newell’s, cuando ingresó en el campo de juego para intimidar al árbitro, al tiempo que le gritaba “gil de m...” y “tarado de m...”, debiendo ser retirado de la cancha por allegados de la entidad.

En el 2013, también se cruzó fuertemente con quien fuera presidente de la entidad, Javier Cantero, luego de una asamblea de representantes en la sede que terminó con incidentes y sillazos.

"Acá no hay barras, fue Cantero quien provocó con sus ademanes y gestos desmedidos toda la violencia", intentó justificar Nakis.

Fuente: Télam