Un niño de 7 años murió en la ciudad mendocina San Rafael tras quedar atrapado en una pileta de lona. El pequeño se metió cuando estaba cubierta por una tela plástica y no logró salir. Su familia lo rescató con vida pero luego falleció de un paro cardiorrespiratorio.

Según publica Diario San Rafael, el hecho ocurrió en una vivienda de la calle La Bodega, ubicada en el distrito de Rama Caída. 

Al parecer, el nene se metió por sus propios medios en la piscina cuando estaba protegida por un cobertor. Luego, quedó inmerso en el agua, sin poder salir, de acuerdo con la información. 

Momentos después, familiares lo hallaron en grave estado pero con signos vitales. Rápidamente, lo trasladaron al Hospital Schestakow, pero cuando llegaron el pequeño padeció un paro cardiorrespiratorio que terminó por quitarle la vida.