Ezequiel Reymundo y Leonardo De Oliveira, los agresores. 

Los dos peleadores de kick boxing acusados de intentar asesinar a Gonzalo Colombo luego de una violenta discusión de tránsito que protagonizaron a fines de diciembre en la localidad bonaerense de Gonnet, desmintieron estar prófugos, se mostraron arrepentidos y aclararon que no hubo intención "de matar a nadie".

"El auto se me puso al costado a la derecha y el conductor me comienza a insultar. Con el auto en movimiento me sigue amenazando y me invita a pelear. Con la ventanilla baja, me agarra la mano y el brazo y amaga a pegarme", relató Ezequiel "El Rey" Reymundo, sobre la víctima, quien sufrió una fractura de cráneo y que hace unos días, tras recibir el alta médica evoluciona favorablemente, pese a que su recuperación le llevará meses.

Durante la entrevista, Reymundo reconoció que fue él quien le pegó un golpe de puño y una patada a Colombo, pero aclaró que no es un peleador profesional. "En ningún momento quise matar a nadie. Le pegué sin mediar palabra, sí, lo admito. Estoy sumamente arrepentido y a disposición de la Justicia. Quiero pedirles disculpas a la familia y a Gonzalo, estoy para lo que necesiten", aseguró el joven.

Por otro lado, Leonardo "La Sombra" De Oliveira, la otra persona acusada por el ataque, negó haber sido parte de la golpiza: "No fui el autor del hecho, sí estuve presente pero fue mi amigo el que se hizo cargo", explicó.

El pasado 23 de diciembre, Colombo, de 34 años, volvía a su casa con su mujer y su bebé de un año luego de disfrutar un asado, cuando en medio de una discusión de tránsito, en Camino Centenario y calle 501, recibió una golpiza por parte de dos luchadores profesionales de kickboxing que lo dejó al borde de la muerte.

 


Según testigos, todo comenzó cuando un Fiat 147 y un Gol, que estaban realizando maniobras peligrosas en la ruta, encerraron a un tercero, cuyo conductor se bajó para discutir, después de un intercambio de palabras agresivas.

Allí, de ambos rodados bajaron tres personas que comenzaron a increpar al hombre y al descender lo empezaron a golpear sin mediar palabra hasta dejarlo desmayado. En su relato, Reymundo dijo que el enfrentamiento fue la consecuencia de una agresión previa que habría sufrido por parte del herido.

De Oliveira, en cambio, se mostró arrepentido por haber bajado del auto pero aseguró que cuando lo hizo el joven "ya estaba en el piso" y que en "ningún momento" le pegó. "Ojalá se pueda limpiar mi imagen y volver a pelear. Quiero poder estar tranquilo con mi familia y pedir perdón a la familia de Gonzalo", concluyó De Oliveira, un luchador profesional de origen brasileño a quien le revocaron su licencia tras el incidente de tránsito.

 

Ver comentarios