Un policía federal está detenido acusado de haber matado a un efectivo de la Bonaerense en un confuso episodio en el distrito bonaerense de Lomas de Zamora. Sin embargo, el agente que sobrevivió aseguró que le dijeron en varias oportunidades que eran policías y el efectivo igual disparó.

Los agentes de la Bonaerense consideraron como sospechoso un movimiento en un auto y se identificaron como policías. En el vehículo había cuatro personas.

Al grito de "alto policías", tres de esos ocupantes salieron corriendo y quedó uno, que comenzó a disparar. Se trata Juan Gutiérrez, un efectivo de la Policía Federal que trabaja como custodio del Ministerio de Seguridad.

En medio de la discusión, Gutiérrez les disparó a los efectivos que estaban de civil y dejó herido en el piso a Gerardo Abarza, el efectivo que luego falleció.

Según el otro agente de la Bonaerense, el sobreviviente, Abarza gritó desde el piso: "No me mates, soy policía", pero el miembro de la PFA lo remató con un disparo en el pecho.

Después de esa secuencia, el compañero del efectivo abatido se enfrentó a los tiros con el de la Federal, al que lograron detener con la ayuda de un patrullero que llegó al lugar. Se esperaba anoche que fuera indagado.

El 6 de junio pasado ocurrió otro hecho similar. Un policía mató a otro de un disparo en el interior de la comisaría número 12 de la ciudad de Resistencia, en la provincia de Chaco. Las primeras pericias indicarían que fue un accidente.

El oficial Quintana y el cabo primero Juan Alberto Benítez, alrededor de las 18 horas, compartían guardia en la comisaría número 12 de Resistencia, situada en Sarmiento y Mitre.

En circunstancias que todavía se desconocen, Quintana le efectuó un disparo en el pecho a Benítez con su arma reglamentaria.

El cabo fue llevado de urgencia al Hospital Perrando, donde murió a las pocas horas.

En el hecho tomó intervención la fiscal 2 de Resistencia, Ana Graciela Pacce, quien declaró al diario Norte que en principio "todo indicaría que fue en forma accidental", no obstante advirtió que faltaban varias medidas de prueba para llegar a determinarlo.

Sin embargo, la funcionaria sostuvo que los testimonios recogidos hasta el momento apuntan a que el agente realizó el disparo sin intención de hacerlo.