Un total de 70 efectivos de la Policía Bonaerense fueron desafectados por la Auditoría General de Asuntos Internos acusados de ocupar ilegalmente departamentos en torres del barrio social Lomas de Quilmes.

Además, 50 agentes retirados de la fuerza, están imputados acusados por la usurpación de departamentos del Instituto de la Vivienda. Incluso, fueron procesados la presidenta de una cooperativa y cuatro ex uniformados de la Comisaría 6ta. de Quilmes, por asociación ilícita.

Las propiedades en cuestión pertenecen al complejo Lomas de  Quilmes, situado en Esquel 1399, de Ezpeleta, donde hay seis torres (las 6, 7, 10, 11, 12 y 13), cuyas obras habían sido abandonadas por el Estado, que fueron ocupadas de manera irregular en el año 2014.

"La Fiscalía de Estado certificó de manera contundente que los imputados figuran como titulares de servicios contratados en los departamentos usurpados. Por eso, tomé la decisión de desvincular a quienes están implicados mientras avance la investigación", explicó Guillermo Berra, titular de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense.

"La investigación va a continuar. Existe la sospecha de que esas escrituras fueron otorgadas de modo irregular por el Instituto de la Vivienda, por intermedio de maniobras fraudulenta. impulsadas desde la cooperativa", aseguró Berra.

"Si se demuestra que los dominios son legítimos, los policías serán afectados nuevamente. Es simplemente una medida preventiva a los efectos de avanzar con la investigación", agregó.

Según trascendió, la mayoría de los policías implicados son de  Quilmes y, en menor medida, de Lomas de Zamora, aunque en la lista también figura el nombre de un comisario que presta servicios en  La Plata.