Médicos del Hospital de Niños constataron el abuso.

Un policía se suicidó al enterarse que había sido acusado de abusar sexualmente a su hijastra de 12 años en su vivienda situada en la localidad tucumana de Yerba Buena. 

Su pareja llevó a la nena al Hospital de Niños y médicos constataron que la menor había sido víctima de un ataque sexual hacía por lo menos dos semanas atrás.

En esa fecha, según contó la nena, su padrastro la encerró en el baño y abusó de ella aprovechando que su hermanito de cuatro años no estaba en la vivienda. Además, relató que el hombre la amenazó para que no cuente nada.

Por orden de la fiscal Mariana Rivadeneira, la menor será preservada y la denunciante confirmará la versión ante la justicia. 

 Cuando el acusado se enteró de la denuncia, se encerró en una habitación de la vivienda y se suicidó de un tiro con su arma reglamentaria. El difunto funcionaba hace más de dos años en la ex Brigada y no tenía antecedentes.