Un efectivo de civil de la Policía de la localidad bonaerense de Wilde persiguió y disparó a un vehículo en el que viajaban empleados de la empresa sanitaria AySA, tras confundirlos con ladrones.

El policía estaba buscando a un grupo de delincuentes que se trasladaban en un auto gris. Al ver un vehículo del mismo color, comenzó la persecución, y como no se detuvo, comenzó el tiroteo.

El grupo de operarios de Aguas y Saneamientos Argentinos circulaban en un Honda Civic gris e iban a disputar un partido de fútbol, luego de terminar su jornada de trabajo.

Los proyectiles impactaron contra las puertas pero afortunadamente, no hubo heridos.

Los conductores del vehículo baleado realizaron la denuncia en la Comisaría 4ta de Wilde y el agente involucrado fue desafectado de la fuerza.

El escrache a los responsables