Desde el Ministerio Público acusaron a cinco efectivos.

Cinco policías de Santiago del Estero están acusados de prestar sus teléfonos celulares a detenidos a cambio de permitirles que sean visitados por sus familiares por la madrugada. Además, un sargento es sospechoso de mantener relaciones con una menor.

Un escrito del Ministerio Público de La Banda acusa a un sargento, un cabo, dos agentes y un oficial por conductas indebidas. La Unidad Fiscal de la Banda, a cargo de la Dra. Alicia Presti de Munar, envió un informe para proceder a investigar a varios efectivos del Centro Único de Detenidos. 

Las conductas repudiables fueron detectadas mientras analizaban los teléfonos de involucrados en una causa por un homicidio llamada "Los Talibanes". En la recolección de evidencia, registraron llamadas que que recibían las mujeres de los acusados a través de los celulares de los uniformados. Además, descubrieron que mujeres que estaban con arresto domiciliario salían de paseo durante las noches. 

Investigadores resolvieron que los imputados Sergio y Jesús Araujo usaban el teléfono de un sargento para pactar encuentros con su familia a cambio de porcinos faenados, reposeras de madera y asados. Otros de los "presentes", eran recibidos en las viviendas de los parientes de los acusados. 

En una de las escuchas, descubrieron que un sargento tenía charlas sexuales con la hermana menor de los detenidos.