En 2003, un hombre de la localidad misionera de Oberá fue condenado a 10 años de prisión por abusar sexualmente de su hija.

Lo liberaron tres años antes por buena conducta, pero ahora volvieron a detenerlo por el mismo delito. Esta vez, la víctima fue otra de sus hijas, de tan solo 3 años. La nena ingresó a la Unidad Sanitaria local con fiebre alta.

El médico que la revisó descubrió las lesiones compatibles con un abuso sexual. Su mamá no se animaba a denunciar a su pareja, estaba amenazada. Entonces, fue clave el rol de la abuela. “Si no hacés la denuncia, vas a quedar presa junto con tu marido. Eso no se hace, es un pecado”, insistió la mujer, según publicó El Territorio.

Finalmente las dos mujeres fueron a la comisaría de Campo Grande para denunciar al hombre.

Ver más productos

La beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda a beata Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upeguí

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos