Todo ocurrió en una cárcel de San Rafael, Mendoza cuando dos internos oriundos de Malargüe comenzaron a golpear y humillar a otros dos presos, alojados en el mismo pabellón.

Allí, mientras uno de los atacantes graba todo con un celular el otro dice: "Puto, cochibomba, culeoado. Mirá como lo tengo a las chapas" y pega un violento cachetazo. "Así te tenemos que tener a vos" afirma y apoya un destornillador en la cara del interno sometido.

"Viste puto", le dice mientras amaga a lastimarlo y le repite varias veces: "Tranquilo, tranquilo. Sino me haces llegar la gilada, a vos te voy a cortar el cuello. Sabes chupa pija. Maricón, mirá tu cara."  

Luego, lo amenazan con el destornillador entre los ojos y en el resto de la cara diciendo: "¿Cómo se llama el otro, el que te tiene de gato?" y otra voz dice "como se llama ese traficante puto, el que te tiene de gato a vos" al tiempo que con una "faca" le recorre parte del rostro.

Antes estas consultas, el joven víctima de golpes y humillación dice: "Como la vas a pagar Chulengo" para que luego ambos sujetos que lo maltratan se rían y le piden que diga: "Me las vas a pagar Chulengo" y el interno agrega "Vos también Braian culeado" mientras que sus atacantes le pegan en la cara y le dicen "por vos, por vos".

"Así te vamos a tener a vos cochebomba culeado"
, mientras que  el otro sujeto dice: "Mirá, filma la pollerita, que se le vea la pollerita". En tanto quien graba todo le pide: "Ahora echate una bailadita, a ver" para luego silvar, aplaudir y pedir palmas así bailaba.

"Baila baila dale dale, guacha culeada, baila" le dice mientras le pegan y lo insultan, "baila puto, así te tenemos que tener a vos culeado. De puto y pollera, gato"

Por otra parte, el otro interno que humillaron, comenzaron pegandole salvajemente y una vez herido comenzaron a filmarlo. De esta manera, le dicen "ahora", para que comience a hablar y le piden que diga: "Perdón por todo lo que he hecho a todas las familias de los pibes que les falte el respeto" y frena porque continuan pegandole en la boca, y otras partes de la cara que se pueden ver ensangrentadas.

Mientras le pasan la mano por la cara, nombran a varias personas a las que este joven habría ofendido y entre lagrimas dice: "Les pido perdón a todos" e incluso uno de los presentes dice y mi familia, y el interno herido agrega: "A la familia de Calabaza también".

Luego los atacantes, dicen "Ya está, se hizo cargo. Estas disculpado

En tanto, según publicó el medio Malargüe a Diario, una de las víctimas fue identificada como  Maico Reyes, quien en el video aparece con una camiseta del seleccionado argentino, mientras que del otro joven todavía no se confirmó su identidad.

Al mismo tiempo, tras la difusión de las imágenes comenzó la polémica sobre porque los privados de su libertad poseen un celular y las herramientas con las que amenazaron a los otros internos.

Por último, según público el citado medio, el fiscal Javier Giaroli tenía conocimiento de estos videos por una denuncia del abogado defensor de Reyes y aseguró que se realizó una denuncia formal para que se investigue el hecho.