Un profesor de educación física fue detenido acusado de haber abusado sexualmente de, al menos, dos nenas de 5 años en un jardín de infantes de  Santa Fe

Los hechos denunciados habrían ocurrido en el Jardín Ceferino Namuncurá del barrio Yapeyú, ubicado al noroeste de la capital provincial.

El caso salió a la luz durante la mañana del jueves pasado. Como el presunto abusador no estaba en el colegio, la Policía lo detuvo en su domicilio particular. La medida fue dispuesta por los fiscales a cargo del caso, Alejandra del Río Ayala y Matías Broggi, de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Una de las madres denunciantes contó a la prensa que su hija le había manifestado que sentía “dolores en el cuerpo”, por lo que decidió acudir al Hospital Iturraspe, donde se constató que la menor presentaba lesiones compatibles con abuso sexual. Más tarde, en el Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia confirmaron el diagnóstico.

La mujer precisó que cuando comenzó a preguntarle a la nena qué le había pasado, ella le pidió: “Mami, no digas nada, porque el profesor de gimnasia se va a enojar” con ella.

Inmediatamente la mujer se puso en contacto con los demás padres del jardín para informarles la situación, fueron varios los que, tras dialogar con sus hijos, se toparon con varios relatos de situaciones inapropiadas entre el docente y sus alumnos.

Por su parte, el director provincial de Educación Privada, Rodolfo Fabucci, informó que el profesor fue apartado del plantel docente de la institución y que se le aplicará “el proceso sumarial correspondiente a este hecho”, en paralelo a su causa judicial.

La audiencia de imputación de cargos se lleva a cabo este sábado, por la Oficina de Gestión Judicial de Tribunales, según consignó el medio local "Aire de Santa Fe". 

Pese a la detención, el jueves pasado un grupo de personas se dirigió a la vivienda del profesor de gimnasia, donde realizaron pintadas, arrojaron piedras contra la fachada y lograron ingresar. Una vez dentro, encendieron fuego y presuntamente mataron a la mascota del supuesto abusador, según denunció su esposa.

“No hubo forma de pararlos, la Policía no llegó a tiempo a pesar de que llamamos por teléfono ni bien nos avisaron los vecinos. Nos destrozaron por algo que no está probado. Yo entiendo el dolor de esos papás que a lo mejor saben o sienten que sus hijos han sido abusados, pero no pueden hacer todo esto hasta no comprobarse”, sostuvo Fernanda, esposa del apresado.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy