Nahir Galarza, la joven acusada de asesinar de dos tiros a su ex novio Fernando Pastorizzo en diciembre último en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, se negó este lunes a declarar en la primera jornada del juicio por el caso y luego le gritó “¡qué mentirosa!” a la madre de la víctima cuando afirmó en su testimonial que la imputada “gritaba y golpeaba” a su hijo. 

La acusada, con el pelo suelto y vestida con pantalón negro, saco del mismo color y una camisa blanca, arribó minutos antes de las 8 a los tribunales de dicha ciudad del este de Entre Ríos a bordo de un patrullero de la Policía local que la trasladó desde la comisaría del Menor y la Mujer donde está presa.

Galarza, de 19 años ingresó a la sede judicial esposada, custodiada por dos efectivos y sin hacer declaraciones a la prensa; mientras que en la puerta de los tribunales un grupo de amigos de la familia de la víctima llevó pancartas y carteles con la leyenda “Justicia por Fernando”.